Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Melisa Echeverri - mecheverri@larepublica.com.co miércoles, 20 de enero de 2016

La multinacional Starbucks Coffee Company se opuso porque “la marca solicitada constituye una imitación de la marca registrada y por tanto su coexistencia en el tráfico mercantil induciría al público al error y generaría un riesgo de asociación respecto a su origen empresarial”. Para el apoderado Álvaro Correa, “el signo  es una reproducción de la estructura gráfica de la marca Starbucks en la marca pretendida  por los señores de Caffe Latte”. 

Sin embargo, la Dirección de Signos Distintivos de la Superindustria resolvió que “entre los signos confrontados no existe similitud capaz de generar error en el consumidor”. De acuerdo con la resolución,  los elementos gráficos que tienen en común, como las circunferencias y la disposición de las palabras no son suficientes para que se dé riesgo de asociación o confusión.  

Por su parte, la Federación de Cafeteros apeló con el argumento de que esta marca es irregistrable porque el uso de la expresión Caffe Latte es muy amplio. Luis Fernando Acero, apoderado de la Federación, estableció que “el consumidor no estaría en capacidad de identificar el término Caffe Latte como una marca comercial y, en desarrollo de esto, de determinar el origen comercial del producto, siento esto dos de los fines principales de los registros marcarios”.

Aunque la Superintendencia no concedió la razón a ninguno de los dos oponentes, este pleito benefició a Starbucks, ya que declaró la notoriedad de la marca en lo que concierne a la distinción de “servicios de restauración en los que se expende bebidas a base del café”, que hacen parte de la clase 43 de la Clasificación Internacional de Niza. 

La notoriedad fue determinada  gracias a las pruebas aportadas por la misma compañía, en las que se demuestra que en Perú la marca tiene un elevado porcentaje de reconocimiento del consumidor y que el signo está bastante posicionado en el mercado del país vecino. Esto basado en un estudio con 400 personas de edades entre 18 y 55 años, y se encontró que  “Starbucks es la marca con mejor imagen y conocimiento en el público entrevistado con un 74% de imagen favorable”. 

Para la Superindustria, el hecho de que una marca sea notoria en un país de la Comunidad Andina es suficiente para otorgarle la misma denominación en territorio propio. Según Álvaro Correa, en casos similares  la Superintendencia ha respetado los derechos de Starbucks. 

Al final, la SIC aceptó la marca Caffe Latte y declaró la notoriedad de la marca pero Correa aseguró que  que la respuesta de la Superintendencia no va en la misma dirección de la del reconocimiento de la notoriedad, por lo que asegura que existe la posibilidad de recurrir al Consejo de Estado como última instancia.

Las opiniones Alvaro Correa
Abogado de la firma baker & mckenzie

“Pensamos que la Superintendencia comete un error. Reconoce que la marca Starbucks está siendo reproducida y es notoriamente conocida pero concede el registro de Caffe Latte”. 

Luis felipe Acero
Exgerente administrativo de la federación nacional de cafeteros

“Dado el amplio uso de la expresión Caffe Latte en el mercado, los consumidores no estarían en capacidad de diferenciar el producto de otros semejantes, comercializados o distribuidos por competidores”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.