Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Andrea Castillo lunes, 15 de junio de 2015

Dado el impacto que dicha actividad tiene en la economía, ha sido calificada como de interés público y, por lo tanto, es objeto de estrictas regulaciones, controles y requisitos habilitantes para su ejercicio. Dentro de estos últimos se encuentra la autorización de la Superintendencia Financiera de Colombia (SFC), en ausencia de la cual un acto de Captación se torna ilegal y da lugar a consecuencias penales y administrativas. 

En los últimos años, los ahorradores colombianos han sido atraídos por mecanismos de Captación ilegal, incluyendo esquemas piramidales que prometen altos rendimientos financieros sin justificación alguna. En ocasiones, dichos esquemas han utilizado instrumentos legítimos, como las tarjetas prepago, para capturar el ahorro del público. En tal contexto, las autoridades han reconocido que las tarjetas prepago no son ilegales per se. No obstante, han sido objeto de atención de la SFC con el propósito de prevenir y controlar su utilización en actividades financieras no autorizadas. 

¿Qué es y quién emite una tarjeta prepago?

Es un instrumento de pago anticipado que otorga a su tenedor, previo al pago de un precio, el derecho a adquirir exclusivamente bienes o servicios en el sector real. Las tarjetas prepago pueden ser emitidas por cualquier comerciante.

¿Cuándo hay captación ilegal?

En términos generales, habrá Captación ilegal cuando, sin autorización de la SFC, una persona: (i) adquiera un pasivo con el público compuesto por obligaciones con más de 20 personas o más de 50 obligaciones, en las que no se prevé como contraprestación el suministro de bienes o servicios; o (ii) celebre, en un periodo de 3 meses consecutivos, más de 20 contratos para la libre administración de dinero. 

Siempre y cuando, en ambos casos, el valor total del dinero recibido sobrepase el 50% del patrimonio líquido del captador, o sea resultado de ofertas públicas o privadas a sujetos indeterminados. 

¿Cuándo las tarjetas prepago dan lugar a Captación? 

Las tarjetas prepago pueden ser un mecanismo de Captación ilegal cuando los recursos recaudados sean restituidos total o parcialmente, y por cualquier medio, a los tarjetahabientes. Además, la generación de rendimientos financieros injustificados a favor del tenedor ha sido un elemento determinante en los esquemas de Captación ilegal conocidos en Colombia. 

¿Cuáles son las consecuencias de la captación ilegal? 

La Captación ilegal produce consecuencias administrativas y penales. Las primeras consisten en la intervención, toma de medidas necesarias para suspender las actividades de Captación e imposición de multas sucesivas de hasta 200 salarios mínimos legales mensuales vigentes (Smlmv) por parte de la Superintendencia de Sociedades. Adicionalmente, la SFC podrá imponer medidas cautelares, tales como la suspensión inmediata de operaciones o la devolución de dineros recaudados. 

Y en materia penal, ¿cuáles son las implicaciones?

En materia penal, la Captación ilegal da lugar a la imposición de pena de prisión por un mínimo de 10 años y un máximo de 25, así como al pago de una multa de hasta 50.000 Smlmv. 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.