Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Natalia Cubillos Murcia - ncubillos@larepublica.com.co sábado, 19 de septiembre de 2015

“Indudablemente en el tema de seguridad hay una evolución en las grandes ciudades a que alrededor del tema del microtráfico se han venido desarrollando pandillas del mercado de la extorsión, no solo del consumo de drogas”, aseguró el gerente general de Invamer Gallup, Jorge Londoño.

Esto, sostuvo, debe solucionarse con la articulación entre el Gobierno Nacional y los mandatarios locales.  

El principal problema que tiene Bogotá es que los ciudadanos nunca se han sentido a gusto con Gustavo Petro e inclusive, desde noviembre de 2014, la gente encuestada que considera que la ciudad está empeorando es mayor que la que cree que está mejorando. 

Así, al menos seis de cada 10 personas consideran que la ciudad va por mal camino y 17,8% consideran que está igual. 

Lo mismo sucede con la aprobación del mandatario local. Pese que ha disminuido la desaprobación desde mayo de este año, cuando llegaba a 72%, sigue siendo un indicador alto pues en la última encuesta llegó a 54,4%.

De los 23 indicadores de percepción que presenta la encuesta, 12 presentan indicadores más negativos. 

Allí confluyen temas como la ejecución de obras públicas e infraestructura, el orden en el que se  viene desarrollando la ciudad, el control del espacio público, la promoción y el cuidado de la salud. Pero lo que más le molesta a la ciudadanía tiene que ver con el funcionamiento del transporte público, la disminución del tránsito y de la inseguridad. 

Es por eso que es muy importante “lograr estructurar un presupuesto que  le permita realizar una clara remisión de cuentas al momento de la ejecución. No solamente basta con proponer sino se debe ejecutar y rendir cuentas con respecto a qué hizo con esos recursos ”, señaló Silvia Gómez, docente de Economía de la Universidad de la Sabana.

“Al menos en movilidad, la mejor manera es desincentivar el uso del vehículo”, concluyó.

La infraestructura debe ser prioridad

Muchas de las necesidades de la ciudad se resuelven alrededor del tema de la infraestructura, recalcó Gómez. La inversión del presupuesto debe encaminarse entonces a mejorar, por ejemplo, las instalaciones educativas y la organización del territorio. “Tener un crecimiento urbano más organizado requiere planear dentro del presupuesto cómo se puede lograr un fortalecimiento al POT, porque esto puede tener repercusiones en términos tributarios”.
 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.