Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Macarena Pereyra Rozas sábado, 3 de marzo de 2012

Hace poco más de un año muchas de las revueltas políticas que se propagaron por los países árabes y que acabaron con el maratónico poder de dictadores fueron impulsadas por Twitter (y otras redes sociales), convertido por ese entonces en el 'ala de la libertad de expresión del partido de la libertad de expresión', según su consejero general Alex Macgillivray.

Sin embargo, la compañía de microblogging más importante del mundo ha decidido dar un giro a su política de uso. En principio, la comunicación efectuada por el sitio pareciera no ser más que la ratificación de la autonomía de la voluntad de las partes que rige la actividad en Internet, más la aplicación en el caso concreto de las leyes vigentes en diferentes países.

Esta facultad de remover contenidos ya estaba en los Términos y Condiciones, sólo que ahora se agrega que la remoción del contenido no será a nivel global sino regional o por países. Esto porque Twitter considera que algunos contenidos son nocivos en algunas jurisdicciones.

Hay que dejar en claro que el que define la legalidad o ilegalidad de un determinado contenido no es el sitio sino las jurisdicciones locales. Esto ya se resolvió en el fallo Licra vs Yahoo en el año 2000 por la Corte de París, Francia, que trajo como consecuencia que para remover contenidos globales en Internet se debía demandar en cada jurisdicción, entre otras cuestiones.

Creemos que estas políticas podrían violar el derecho al olvido en la Red, que se encuentra analizando la Unión Europea en estos días y otras disposiciones locales que pudieren tener efecto para las compañías globales.

Volviendo al tema del bloqueo de contenido por regiones o países, no debemos olvidar que en Estados Unidos, por ejemplo la Dmca, permite el bloqueo de contenidos cuando se produjeren determinadas circunstancias. La consecuencia de no bloquear el contenido si dichas circunstancias se dieren sería que el ISP respondería por los daños y perjuicios. Esto es lo que conocemos como un 'notice and take down'.

En Canadá existe un proceso que se llama 'notice to notice' que implica darle traslado al que publicó el contenido para que haga su descargo y luego se puede bloquear el contenido.

En Argentina, en tanto, estos sistemas no están regulados por ley pero nuestro sistema legal permite que las partes pacten las condiciones bajo las cuales se van a relacionar. En este sentido, si los Términos y Condiciones dijeran que el sitio se reserva el derecho de bloquear contenido indicado como dañoso ante el reclamo de un particular y lo hace, la persona cuyo contenido fue dado de baja aceptó dichos términos y, por lo tanto, no podría sentirse sorprendida.

Ahora bien, según nuestra ley, si la persona que publicó el contenido considera que su contenido no era dañino podría recurrir a la Justicia para obtener el desbloqueo del contenido.

Lo importante saber que en internet, en lo que hace a responsabilidad civil y derechos y obligaciones de las partes, no existen vacíos legales. Si no hay una ley expresa dictada por un estado, existen los Términos y Condiciones que se aceptan o rechazan. Estos son contratos y forman para las partes documento que tiene fuerza de ley.

Hasta el momento la decisión de la compañía californiana ha impulsado un sin fin de críticas y generado desconcierto en sus habituales usuarios, pero la realidad es que la posibilidad de bloqueo de contenidos siempre estuvo en los TyC del sitio, solo que ahora la restringen por países o regiones.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.