Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Ripe

sábado, 2 de abril de 2016

Frente a estas circunstancias, la mayor parte ha presentado duras batallas en los tribunales alegando su adecuación a la normativa o argumentando el evidente desfase de las leyes vigentes frente a estos nuevos modelos de negocios. Ahora bien, también ha habido casos como Uber, que algunos países han decidido adaptarse a la normativa para evitar los problemas jurídicos o fiscales. 

Entre estos negocios 2.0 también hay que tener en cuenta los que se mueven entre el vacío legal y la dudosa legitimidad. Uno de estos ejemplos son las subastas online. Plataformas como wellbid.com, madbid.com o quibids.com, entre muchas otras, ofrecen artículos con un precio de salida de cero euros. La diferencia entre otras páginas de subastas online convencionales es que cada puja tiene un costo de créditos que hay que adquirir y en caso de no prosperar, no son devueltos al usuario.

Joaquín Muñoz, abogado especialista en derecho de Internet de Abanlex, explicó que “estas plataformas se mueven entre la normativa de subastas y la ley del juego, pero no encajan en ninguna de las dos. 

 Sin embargo, Alonso Hurtado, socio del área de tecnologías de la información de Ecija, es un convencido de que  que estas plataformas no son ilegales, sino alegales. “Éste es un sistema que no está regulado en España, por tanto no hay razón que impida su existencia”.

  

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.