Ripe Viernes, 27 de febrero de 2015

Las conversaciones del miércoles y jueves  iban a realizarse en enero, pero fueron postergadas por las quejas de La Habana por un evento cultural organizado por la UE en Washington en marzo del año pasado.

La UE es el mayor inversor extranjero de Cuba. Funcionarios del bloque dijeron que el acuerdo propuesto le daría un mayor rol a Bruselas en las reformas económicas de la isla de Gobierno comunista y permitiría una mayor presión por las libertades políticas en el país.

Funcionarios de la UE sospechan que La Habana no se sentía lista para una tercera ronda de negociaciones porque en éstas se iban a discutir los derechos humanos, un tópico sensible.

“Solamente iremos cuando sientan que están listos para recibirnos”, dijo un funcionario de la UE bajo condición de anonimato.

No está claro si Cuba ahora está dispuesta a discutir este tema, pero el funcionario europeo dijo que La Habana sabe que los derechos humanos son una demanda esencial del bloque del viejo continente.

“Cuba sabe que estos temas deberán ser integrados al acuerdo”, agregó la fuente.

La UE y Cuba comenzaron las negociaciones en abril de 2014 para mejorar las relaciones, un paso importante luego de que el bloque levantara las sanciones diplomáticas a la isla en 2008.