Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa martes, 30 de julio de 2013

La anunciada alianza entre los partidos Liberal y Verde no cayó bien en un sector de la última colectividad, que cada vez se aleja más de la posibilidad de que haya una unidad de todas sus tendencias, con miras a las elecciones de Congreso y de Presidencia de la República el próximo año. Todo empezó ayer en la mañana cuando el representante a la Cámara y expresidente del partido Alfonso Prada, aseguró que ya se ha empezado un acercamiento con el liberalismo con miras a una alianza electoral.

“A mí no me parece para nada descabellado teniendo gran identidad de propósitos que comencemos un proceso de acercamiento muy serio con el Partido Liberal”, dijo Prada y luego agregó que esta coalición se realizará según lo permitan las normas, bien sea como lo vienen haciendo para apoyar candidaturas a alcaldías y gobernaciones o en alianzas más profundas para listas conjuntas de Congreso. 
 
Sin embargo, esto último dependerá del proyecto de ley que se tramite durante esta legislatura. 
 
Lo dicho por Prada, quien representa el ala del peñalosismo en el verdes fue ratificada por el presidente del Partido Liberal, Simón Gaviria, quien señaló: “hemos tenido un diálogo muy fluido con un Partido con el que hemos coincidido en muchos temas en el Congreso, como es el Partido Verde”. 
 
Para Prada, es importante que el Partido pueda seguir siendo parte de la política nacional, conservar su presencia y personería jurídica, razón por la que considera que la colectividad debe aprender a moverse dentro de un nuevo contexto político enmarcado por el proceso de paz. 
 
Pero en la tarde un grupo de 8 miembros también de las directivas del Partido Verde, salieron al paso de Prada y le desconocieron como vocero, porque él dejó la presidencia del partido desde mitad de julio y sólo representan a una parte del partido “por lo que habló a título personal”. 
 
La declaración la dieron entre otros los senadores John Sudarsky y Jorge Londoño, los representantes Ángela María Robledo y Carlos Amaya, el concejal de Bogotá, Antonio Sanguino y el dirigente Carlos Andrés Garzón, hijo del exalcalde Luis Eduardo Garzón.  De acuerdo con Antonio Sanguino, este grupo pretende nuevamente insistirle al exalcalde de Medellín, Alonso Salazar, que tome las banderas del partido, como también llamar al excandidato presidencial Antanas Mockus para que vuelva. 
 
Indicaron además que de pensar en una alianza se dará con sectores como el progresismo y no con el Partido Liberal, con el cual no se identifican. “Queremos exigirle a la dirección nacional que cumpla su palabra, aquí se creó una comisión para acercarse a Progresistas y la ASI, es muy raro que Prada salga, con una investidura que no tiene, a anunciar alianzas que no estaban autorizadas”, dijo Robledo.
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.