Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Expansión - Madrid lunes, 27 de abril de 2015

La demanda fue contra José María Castellano, expresidente de Ono, así como a Rosalía Portela, exconsejera delegada y Carlos Sagasta, exdirector financiero del grupo de cable, con una demanda de responsabilidad social con la intención de compensar lo que Vodafone considera “los daños causados por la forma en que aquellos gestionaron” la compañía, antes de su venta a Vodafone, cerrada el 23 de julio de 2014.

Pago de €58,6 millones

El acta de conformidad firmada por parte de Vodafone con la Agencia Tributaria el pasado 29 de enero, implica el pago de €58,6 millones (US$63,8 millones) para cubrir lo que se había dejado de recaudar por IVA entre los ejercicios 2011 y 2014, según El Confidencial. Sin embargo ese acta de conformidad exculpa, al parecer a los exdirectivos del grupo de cable, que fueron despedidos por parte de Vodafone una vez que se conocieron los hechos, que implicaban al área de tráfico de voz internacional de la operadora de cable.

José María Castellano, Rosalía Portela y Carlos Sagasta tenían reconocido, por parte de los anteriores accionistas de Ono, el derecho a cobrar un premio, en función del importe de la venta de la compañía que finalmente se situó en €65 millones (€25 millones tanto para Castellano como para Portela y €15 millones para Sagasta).

Los tres directivos siguen reclamando a Vodafone el cobro de ese premio.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.