Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Sábado, 20 de mayo de 2017

A raíz de varios escándalos Fifa decidió cortar por lo sano y prohibió la transferencia de jugadores menores de edad, entendiendo como menores de edad aquellos que no habían cumplido los 18 años salvo tres excepciones, un movimiento fronterizo del jugador sin que implique cambio de lugar de habitación, el movimiento de los padres del jugador a otro país por razones ajenas al fútbol y el movimiento de estas personas en el espacio común europeo y se creó en Fifa una comisión especial que debía autorizar las transferencias aún en estas tres excepciones. 

Algunos clubes argentinos se inventaron cargos y oficios para los padres de algún jugador, así, un niño llegaba a jugar a un club argentino gracias a que su papá era contratado como jardinero de algún dirigente y con su mamá ocurría algo similar. Otras soluciones menos ingeniosas como formar y entrenar al menor durante algo más de un año, como si fuera profesional, sin registrarlo y firmar contrato de trabajo el día mismo del 18 cumpleaños. En Colombia Juan José Narváez al Real Madrid y Oswal Álvarez han seguido este camino.

Por su parte, Barcelona, Real Madrid y Atlético de Madrid han tenido problemas con Fifa por reclutar y transferir jugadores asiáticos y sudamericanos, menores de edad para jugar en sus equipos, el Barça fue objeto de una suspensión complicada que le impidió registrar nuevos jugadores durante un año y los equipos de Madrid están a la espera de una decisión similar en el Tribunal Arbitral del Deporte.

La norma, acertada para algunas situaciones, no contempla hechos cada vez más habituales, refugiados, hijos de padres desarraigados por problemas económicos, intercambio de estudios y muchas otras realidades de este convulsionado mundo. Desde principio del presente siglo, España se llenó de mujeres colombianas trabajadoras, que a la fecha tienen hijos colombianos, algunos radicados en España que no pueden jugar allí pues Fifa considera esto como una “transferencia internacional”.

A principio del año Fifa, al tanto de estas situaciones agregó nuevas excepciones para las transferencias internacionales de menores de edad e incluye, el traslado de los menores por intercambios estudiantiles, transferencias de menores que han tenido residencia de más de cinco años en el país donde se pretende jugar, contempla igualmente la posibilidad de la custodia de uno solo de los padres y el cambio de lugar de residencia de quien la ejerce y la inscripción de menores refugiados aún sin la compañía de sus padres.

Una pregunta que siempre han hecho los grandes equipos es dónde estarán mejor los menores de edad, en una academia precaria en el tercer mundo donde en muchos casos, como el colombiano ejercen un verdadero derecho de retención de estas personas o disfrutando de las mejores instalaciones deportivas en Europa. La respuesta no es sencilla. Esperemos a ver cómo se desarrolla este nuevo ordenamiento de transferencia internacional de menores.