Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Viernes, 31 de octubre de 2014

Pensemos en un medio de características similares a internet, es decir, en donde los seres humanos interactuamos o nos comunicamos, es el caso de las vías de tránsito, este es tan solo un medio de transporte de la gente, pero para ellas existe una reglamentación que regula las velocidades, los tipos de transporte admitidos en la vía, los protocolos de manejo que debe tener cada conductor, etc. Toda esta serie de controles buscan finalmente mitigar posibles riesgos que se puedan dar en las vías de tránsito.

Luego de esta reflexión, le invito a analizar ¿Qué es hoy internet?, remontémonos a las viejas historias del lejano oeste en donde el “Sheriff” del pueblo era sometido por el delincuente (que para el caso de internet es quien tiene mayor conocimiento de la tecnología); también podemos remontarnos a los inicios de las pandillas de Nueva York, en donde un grupo de personas oprimían con sus delitos a la sociedad, eran quienes ponían las reglas en la ciudad y en algunos casos la autoridad se sometía a sus mandatos.

Hoy en día muchos delitos informáticos quedan en impunidad o son detectados por personas que no son autoridad en internet. 

Es indudable que internet necesita una regulación por parte de los gobiernos a través de las asociaciones de países enfocados a una normatividad que proteja todos los Derechos Humanos en internet. Lo que no podemos permitir es que solo sea a través de las guerras, delitos u otras formas de agresión que tengamos que aprender para empezar a gestionar estos derechos digitales.

La normatividad enla web va tomando forma en favor de los individuos, un ejemplo es la protección de los derechos de los autores en internet que está legislada en EE.UU. con el Digital Millennium Copyright Act (Dmca), a través de elementos importantes como Digital Rights Management (DRM) que son medidas tecnológicas de protección con el objetivo de salvaguardar las obras en los medios digitales.

En Colombia contamos con la Ley 1273 de 2009, conocida como la Ley de delitos informáticos, con esta herramienta jurídica se fortalecen los derechos en internet y se protegen nuestros datos alojados en sistemas de información. Adicionalmente, tenemos la Ley 1581 de 2012 con los principios rectores para el manejo de los datos personales de los individuos presentados en la misma como titulares de los datos, entre otros. Como vemos, ya se está avanzando en la legislación de internet, pero ¿Qué tan rápido lo estamos haciendo en relación con la evolución en los anchos de banda, accesibilidad a internet y sus modificaciones? Un ejemplo de la evolución de internet es lo que conocemos como el internet de las cosas (IoT), esta tecnología se refiere a la comunicación entre diferentes elementos de nuestro día a día (refrigeradoras, calefactores, etc.) a través de sensores que transportarían información nuestra.

Notemos cómo los individuos hemos venido desarrollando un perfil virtual en internet; en redes sociales, hábitos de compra, ubicaciones geográficas, entre otras. El manejo y gestión de esta información es cada vez más sensible y por consiguiente, tiene más riesgos asociados, esto hace que la seguridad del flujo de la información de nuestro individuo digital sea tanto o más importante que la de nuestro individuo físico. (Defino individuo digital” como la representación digital de una persona y lo que se encuentra alojado de la misma en dispositivos electrónicos o internet.)

Así como aplica para un individuo, el anterior razonamiento aplica para una empresa, institución o gobierno. Por eso no es raro encontrar noticias de Ciberataques entre gobiernos o de guerras cibernéticas, que no son más que la materialización de comportamientos humanos ya vividos y experimentados en la historia del individuo físico y en donde las lecciones aprendidas se deben gestionar para el individuo digital.

A modo de reflexión quiero dejar un mensaje importante en el lector, consiste en que el conocimiento y la madures que han traído acontecimientos históricos a la sociedad del individuo físico debe aplicarse al individuo digital, de lo contrario estaremos destinados a pasar por guerras digitales y muchos tipos de delitos, en la búsqueda de algo por lo que ya hemos pasado.