Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Mariana Montoya

sábado, 26 de abril de 2014

La velocidad a la que evolucionan las relaciones comerciales ha llevado a las empresas a emplear modelos de contratos que hagan más eficientes los procesos de negociación, sugiriendo, desde el principio, las disposiciones bajo las cuales quisieran obligarse. La frecuencia con la que se utilizan estos modelos, y su falta de regulación expresa, hace que sea relevante estudiar este tema.

¿Qué es un contrato de contenido predispuesto y un contrato predispuesto?
La jurisprudencia ha desarrollado el término “contratos de contenido predispuesto” para hacer referencia a todos aquellos contratos cuyo clausulado es extendido por una de las partes. Dentro de este género, se encuentran los contratos predispuestos; aquellos acuerdos que, a pesar de que su contenido ha sido sugerido por una de las partes, están dirigidos a un destinatario a quien se le reconoce plena capacidad de negociación, quien puede solicitar que se realicen uno o varios cambios al clausulado propuesto, e incluso tiene la facultad de modificar totalmente el texto sugerido. Cualquier clase de contrato, de naturaleza típica o atípica, puede ser considerado un contrato predispuesto. 

¿Cuál es su diferencia con los contratos de adhesión?
Los contratos de adhesión pertenecen también a la categoría general de contratos de contenido predispuesto, pero, a diferencia de lo que ocurre en los segundos, en los de adhesión el destinatario no tiene la posibilidad de negociación individual, es decir, de discutir el clausulado que se le ha extendido. Por esta razón, se afirma que en los contratos de adhesión la autonomía de la voluntad del destinatario se reduce a la facultad de decidir si suscribe o no el contrato que le ha sido extendido. Además, mientras los contratos predispuestos pueden estar dirigidos a un destinatario, los de adhesión comúnmente están destinados a una pluralidad de sujetos. Ejemplos típicos de estos contratos son los de transporte aéreo de pasajeros y los de uso de tarjeta de crédito. 

Es importante aclarar que, aún cuando los contratos de adhesión y los predispuestos son frecuentes en las relaciones entre comerciantes y consumidores, no son exclusivos de estas. 

¿Cuál es el efecto práctico de reconocer un contrato como predispuesto? 
La jurisprudencia ha reconocido frecuentemente que, el hecho de que el contenido de un contrato sea sugerido por una de las partes, no hace que este sea contrario a la libre autonomía de la voluntad, ni tampoco supone que sus cláusulas sean abusivas, ilícitas o desproporcionadas. Sin embargo, según el artículo 1624 del Código Civil, las cláusulas ambiguas, es decir aquellas respecto de las cuales no es clara la intención real de los contratantes, se interpretan en contra de quien las ha extendido. 

¿Cuál es su diferencia con las cláusulas abusivas?
Aunque las cláusulas abusivas son extendidas por una de las partes de la relación, generalmente la doctrina y la jurisprudencia califican una cláusula como abusiva cuando, en virtud de la misma, la parte que la ha extendido, que generalmente es la parte fuerte, transfiere al destinatario, comúnmente la parte débil, una carga que resulta ser más gravosa de aquella que en principio le correspondería asumir y, por lo tanto, entrañan un desequilibrio contrario a la buena fe propia de las relaciones contractuales. Comúnmente se acepta, principalmente en la justicia arbitral, que las cláusulas abusivas son contrarias a los artículos 83 y 95-2 de la Constitución Política de Colombia, los cuales son normas imperativas, y en ese sentido se afirma que la sanción de las cláusulas abusivas es, de conformidad con el artículo 899 del Código de Comercio, la nulidad absoluta. Sin perjuicio de lo anterior, es importante resaltar que, en materia de consumidores, las cláusulas abusivas tienen un régimen particular. 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.