Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Jorge Ortega Cruz

miércoles, 9 de noviembre de 2022

Es de conocimiento popular la carrera del cantante mexicano de música folclórica Vicente Fernández, quien feneció el 12 de diciembre del año pasado, siendo una pérdida profunda en este género musical, tanto en la parte artística como en la industria, toda vez que se trataba de un empresario con más de 88 marcas y más de 25 empresas, la mayoría ligadas a su profesión, como pueden ser las creadas para producir toda clase de artículos de merchandising, así como la producción y renta de escenarios para ofrecer eventos artísticos, deportivos y culturales.

Ahora bien, la parte de la propiedad industrial es en la que me enfoco en este documento, siendo que a partir del anuncio de una llamada bioserie sobre Vicente Fernández titulada ‘El último rey: el hijo del pueblo’, con base en la biografía no autorizada que fue escrita por la periodista Olga Wornat, se desprende una serie de conflictos legales en los que la familia Fernández, a través de María del Refugio Abarca Villaseñor, quien es la titular de los derechos marcarios pertenecientes al cantante en comento, consideró que la empresa Televisa, productora de la serie, no debió hacerse de las marcas, por lo que presenta oposiciones ante el Instituto Mexicano de Propiedad Industrial.

¿Cuáles son las marcas en conflicto entre Televisa y la familia Fernández y qué argumentos presentan ambas partes?

El litigio se deriva de las marcas: ‘El último rey el hijo del pueblo’ y ‘El último rey’, ambas en las clase 41 internacional, amparando los servicios de entretenimiento, eventos deportivos y culturales evidentemente relacionados con los medios masivos de telecomunicación.

Televisa manifestó la no existencia de una causa de oposición, pues la parte oponente fundaba su acción en determinar que el signo ‘El último rey el hijo del pueblo’ hace referencia a un seudónimo de la persona Vicente Fernández Gómez, con el cual hubiere adquirido prestigio y fama pudiendo inducir a una confusión o engaño al público consumidor. En el escrito de oposición, la parte oponente hizo referencia a la definición de seudónimo como: “nombre utilizado por un artista en sus actividades, en vez del propio suyo”. Con esto, la televisora argumentó que Vicente Fernández utilizaba otros seudónimos, entre otros el de ‘Chente Fernández’ y nunca se hizo referencia alguna sobre el signo ‘El último rey el hijo del pueblo’.

A lo anterior se atañe el argumento de que no es un seudónimo acuñado por el artista, ni mucho menos un uso del signo con anterioridad al mes de diciembre del año 2021, momento en el que se hizo de conocimiento público el lanzamiento de la serie, mismos argumentos son señalados en ambos expedientes de las marcas en conflicto.

¿Qué destino tuvieron las resoluciones del conflicto de las marcas por parte del Instituto Mexicano de Propiedad Industrial?

La parte oponente no pudo acreditar la hipótesis de las prohibiciones establecidas en la ley de la materia, es decir, no probó el uso de los seudónimos que coincidían con los signos distintivos presentados en las solicitudes de registro de marca presentadas por Televisa, por lo que el Instituto Mexicano de Propiedad Industrial concedió la protección mediante títulos de marca, con fecha reciente siendo esta el pasado 4 de octubre del año en curso.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.