Jorge Hernán Peláez Sábado, 19 de agosto de 2017

El negocio busca profesionales disciplinados, prudentes y con buena expresión oral

La consultoría empresarial se ha convertido en un negocio que cada vez tiene más adeptos debido a que las empresas pequeñas y medianas buscan tener los mejores consejos para seguir creciendo y posicionarse en el mercado.
En Al Paredón, Jorge Hernán Cárdenas, director de Oportunidad Estratégica, cuenta cómo deben ser los consultores y los planes de expansión de su compañía.

¿Cómo es Oportunidad Estratégica y qué tipos de clientes tienen?
La firma que cuenta con un equipo de consultores que vienen de diferentes profesiones y experiencias. Para cada proyecto se integra un equipo según las especificaciones y necesidades. Son proyectos hechos a la medida del cliente. Atendemos clientes del sector público, de cooperación y del sector privado. Hemos apoyado muchos proyectos en temas de educación. También hemos hecho algunos trabajos probono para fundaciones. Ha sido un trabajo variado.

Usted ha escrito varios libros, ¿cómo ayuda esto en el papel de la consultoría?
La preparación académica es un activo, y es formación. Ciertamente puede ayudar a tener más fuerza en lo que se argumenta y en lo que se piensa. Pero nunca será suficiente toda esta preparación previa, siempre hay un terreno de aprendizaje nuevo y grande centrado en los nuevos problemas que se estén abordando. Ser consultor y escribir se complementa. Con la experiencia adquirida en el desarrollo de proyectos se ve uno obligado a estudiar, a ampliar sus conocimientos y se abren nuevos retos.

Cuénteme de la experiencia con la reforma a la Policía
La Policía es una organización muy grande y compleja, con una cultura fuerte y con muchas tareas y actividades. Solo pensar que tiene mas 182.000 miembros, la convierte en una de las más grandes organizaciones el país. El tema de seguridad no es estático y las formas de criminalidad son muy dinámicas. Es una institución permanentemente desafiada. Por momentos me gusta entenderla como un conjunto de empresas muy grandes: Disec; Dinae; Dibie, Dijín. Cada uno de estos y muchos otros órganos son bastante autónomos y son como empresas separadas, aunque coordinadas desde la dirección general.

¿Cuál es la clave de un buen consultor?
Es un tema que lo menciono cuando hago búsqueda de talento y voy a algunas universidades que nos invitan. En general un buen consultor es alguien que tenga competencias para mirar problemas, pero que pueda trabajar bien en equipo; que sea disciplinado y prudente; que esté orientado al logro y a los resultados; que le guste ver mejorar las organizaciones y que tenga sensibilidad por entender lo que pasa en las organizaciones y sepa cómo mejorarlas. Suma mucho si tiene capacidades de expresión oral y escrita sobresalientes. No importa la edad, hay buenos consultores muy jóvenes y otros más veteranos, pero siempre se mira esto. Al final se trata de si la persona genera confianza con sus propuestas y su análisis.

¿Que usos de la tecnología debe saber un consultor moderno?
En la oficina somos activos en herramientas de seguimiento de proyectos de manera compartida entre varios consultores. Tenemos apoyo en herramientas como Drop Box, que es una forma de ir todos en la misma página frente a un proyecto y estar enterados del trabajo de cada quien. De otro lado usamos mucho los dispositivos personales, manejamos agendas de manera colaborativa.

¿Cuáles son las principales dificultades a las que se enfrenta el mercado de la consultoría?
La consultoría es muy cíclica, diríamos que más que la propia economía, esto por definición le da inestabilidad en algunos momentos. También es una actividad muy lenta en el arranque de año, y muy concentrada al final del mismo pues los servicios tienden a concentrarse. El consultor colombiano es bueno en el contexto regional y tiene prestigio en otros países vecinos. Es también una industria dependiente de otros: de los problemas o las oportunidades que tengan otros. Tiene que estar muy conectada a otras empresas. He aprendido que el problema no es de talento, este se consigue y hay gente muy preparada de diferentes universidades, valoro mucho egresados de las universidades públicas y de las privadas más reconocidas. El reto es mas de organización de estas empresas.

¿Qué opina del concepto “mejores prácticas” y cree si es aplicable en Colombia?
Es totalmente relevante y necesario. Es un punto de referencia, que puede abrir buenas discusiones y nuevos aprendizajes propios. Más que copiar, es estimular la reflexión propia y mejorar.

¿Hacia donde ve la evolución de su empresa en los próximos años?
En estas empresas uno se ve retado por el mercado local y la necesidad de mirar otros mercados como Panamá, Centroamérica y Perú, entre otros países. Es claro que las firmas colombianas tienen mucho que aportar en estos países si logran entrar. Uno de los temas que más me preocupa es cómo pasar de una empresa centrada en uno a una empresa con renovados liderazgos y nuevos consultores. Este tránsito es difícil pero lo estamos intentando y para mi es prioridad.