Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Iván G. Vegas Molina viernes, 27 de mayo de 2016

¿Qué es una planeación patrimonial familiar?
Una planeación patrimonial familiar es un estudio riguroso y detallado de la organización de una familia y su patrimonio, a fin de encontrar las mejores alternativas para su estructuración de cara a la administración, protección y sucesión de esos activos familiares.

¿Qué elementos deben tenerse en cuenta al momento de realizar una debida planeación patrimonial?
Una planeación patrimonial que solo tiene en cuenta el patrimonio, es incompleta y, posiblemente, errada: la esencia fundamental son las personas; cómo sus intereses individuales y colectivos se relacionan; la composición del núcleo familiar, sus valores, los deseos, el perfil de riesgo, entre otros, son indispensables para organizar las reglas de sucesión del poder y los órganos de control y administración, de manera que confluyan de forma asertiva para que tengan vocación de permanencia. El otro elemento fundamental es la naturaleza de los activos familiares y la existencia o no de una estructura empresarial alrededor de estos. No es lo mismo una familia empresaria cuyo patrimonio principal está construido a través de aparatos productivos, a una familia que tiene un patrimonio generador de rentas pasivas.

¿Cuáles son las herramientas más comunes de una planeación patrimonial familiar?
Cada familia es una historia diferente. Existen herramientas desde el Derecho que permiten organizar los activos y que se usan con más frecuencia como la fiducia mercantil y civil, los testamentos, las donaciones, la constitución de derechos reales (usufructo, uso o habitación) según el caso. Existen otros instrumentos atípicos así como modelos de carácter asociativo o empresarial muy útiles, pero que suponen la vocación empresarial de la familia. En familias empresarias es primordial la revisión de las estructuras de administración al interior de la compañía y la adopción de mecanismos idóneos para la administración y gestión de ese patrimonio y para la sucesión del poder empresarial: protocolos de familia, acuerdos de accionistas, reglamentos de órganos colegiados, entre otros, que se recogen en códigos de buen gobierno corporativo, son imprescindibles para la supervivencia y el éxito de estas compañías.

¿Cuál es el error más común en una planeación patrimonial familiar?
El error más común es la planeación pensada únicamente desde los impuestos sin consideración a otras circunstancias que puede derivar en un costo mayor. El ejemplo típico es cuando los padres empiezan a desprenderse de sus bienes y deciden regalar una casa a un hijo, pero en vez de donarlo materializan el acto como una compraventa para evitar el impuesto complementario de ganancias ocasionales. El acto parece racional económicamente - sin perjuicio su irregularidad legal -, pero no tuvo en cuenta si ese hijo era casado y si tenía sociedad conyugal vigente. Por la forma en que se hizo la transferencia de esa casa, ingresó a la sociedad conyugal del hijo, mientras que si hubiera sido una donación no haría parte de esta. Ese es un ejemplo sencillo de cómo actos que apartemente tienen una ventaja económica por costos, en el mediano y largo plazo pueden ser mucho más gravosos para el patrimonio familiar por razones de índole ajena a los impuestos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.