Luz Helena Vargas, Asociada Directora de CMS Rodríguez Azuero

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Luz Helena Vargas viernes, 6 de agosto de 2021

Los productos que consumimos diariamente, clasificados como alimentos, deben cumplir con las normas relativas a los requisitos de información dictados para las etiquetas.

En Colombia y en América Latina se cuenta con estándares internacionales, la Comisión del Codex Alimentarius, desde 1964, reconoció la importancia del etiquetado en proteger la salud de los consumidores y asegurar prácticas justas en el comercio de alimentos.

Codex Alimentarius significa “Código de alimentación”, es la compilación de todas las normas, códigos de comportamientos, directrices y recomendaciones emitidas por la Comisión del Codex Alimentarius, es el organismo internacional en materia de normas de alimentación, subsidiario de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las normas del código se basan fundamentalmente en presupuestos científicos y están aceptadas como puntos de referencia con base a las cuales se evalúan medidas y reglamentos nacionales.

¿Estas normas son de obligatorio cumplimiento en todos los países?

No, sin embargo, son recomendación adoptadas generalmente en materia de alimentos en América Latina, estas son puntos de referencia para elaborar normas nacionales en el ámbito de acuerdos como los de Mercosur.

Sin embargo, ¿El consumidor realmente está interesado en conocer todo lo que las etiquetas nos informan?

Poner en conocimiento del consumidor sustancias específicas de uso o altos contenidos sustancias que determinan aportes nutricionales, descriptores nutricionales de grasa, azúcar, sodio, no determina en sí el consumo del producto.

Un consumidor considera que el cumplimiento de la normatividad debe provenir del mismo fabricante, se delega en manos de terceros la aceptación o no de un producto. Los consumidores pueden confiar en que los productos alimentarios que compran son saludables y de calidad pues fueron producidos con las debidas normas y aprobados por entes gubernamentales.

“En las normas y textos del Codex se estipulan los requisitos que han de satisfacer los alimentos con objeto de garantizar al consumidor un producto seguro y genuino, no adulterado y que esté debidamente etiquetado y presentado”. http://www.fao.org/fao-who-codexalimentarius/about-codex/es/

Pero realmente toda la información que se reporta es definitiva para su consumo, se lista los ingredientes, se indica los aditivos restrictivos, declara ingredientes que causan hipersensibilidad- alergenos, nombres genéricos (que determinen la naturaleza del producto), azucares añadidos, las calorías, etc.

¿Entonces realmente queremos saber más?

Ahora se ha vuelto una pregunta habitual, un consumidor promedio revisa la etiqueta del producto que consume, pero ¿realmente entiende el contenido de esta?

Hoy en día, tenemos mucha más claridad de la información de un producto que se consume y sobre todo los consumidores tiene mayor claridad del producto que quieren consumir.

En el mercado de hoy en donde existe infinidad de productos para toda clase de consumidor tenemos la mejor oportunidad de explorar la información disponible, que nos proporcionar a los consumidores informaciones valiosas sobre los alimentos que compramos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.