Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

María Isabel Anaya martes, 5 de noviembre de 2019

Generalmente, los empleadores acuden a un Plan de Retiro Voluntario (“PRV”) en el marco de un proceso de restructuración, cierre o liquidación definitiva de la compañía o centro de trabajo, en los que resulta conveniente para las partes terminar por mutuo acuerdo los contratos de trabajo.

¿Qué es un plan de retiro voluntario?

Si bien no hay una definición legal, el PRV se ha concebido como el conjunto de etapas a implementar cuando surge la necesidad de terminar varios contratos de trabajo por mutuo acuerdo, previa aceptación de una oferta de retiro realizada por el empleador al trabajador que contempla beneficios adicionales a los que señala la ley por terminación unilateral.

¿En qué eventos se requiere un PRV y cuáles son sus beneficios?

Generalmente, los empleadores acuden a los PRV en el marco de un proceso de restructuración, cierre o liquidación definitiva de la compañía o centro de trabajo, en los que debe terminar un número considerable de contratos de trabajo por mutuo acuerdo que, de terminarse de forma unilateral y sin justa causa, configurarían un despido colectivo que requiere previa autorización del Ministerio del Trabajo. No obstante, es un proceso que debería implementarse aun cuando se trate de un solo trabajador.

A través de un PRV y la consecuente aceptación de la oferta que se materializa mediante la suscripción de un acuerdo de terminación y transacción laboral o conciliación, el trabajador recibe pagos y beneficios adicionales a los que tendría derecho por la terminación unilateral de su contrato de trabajo. Por su parte, al no tratarse de un despido, el empleador no debe solicitar autorización previa del Ministerio del Trabajo. Adicionalmente, las partes transan de manera definitiva cualquier diferencia sobre derechos inciertos y discutibles que pueda presentarse en razón del contrato de trabajo, por lo que el mismo tiene efectos de cosa juzgada.

¿Cuáles son las etapas de un PRV?

El PRV debe cumplir mínimo con las siguientes etapas y actividades:

Etapa de preparación: (i) selección de trabajadores a los que les va a ofrecer el plan de retiro voluntario y definición de si estos son titulares de algún tipo de estabilidad laboral reforzada, (ii) definición de beneficios que otorgará a cada trabajador según sea el caso, por ejemplo, indemnización legal más 20% adicional y un programa de outplacement, (iii) cálculo liquidación final de acreencias laborales y (iv) preparación de paquetes de documentos a entregar.

Etapa de ejecución: Presentación del PRV a los trabajadores y la firma de los documentos.

Etapa de valoración: Evaluación de posibles contingencias y reclamaciones que eventualmente puedan presentar los ex trabajadores así como las alternativas de terminación frente a los trabajadores que no se acogieron al PRV.

¿Cuáles son los riesgos que se pueden derivar de un PRV?

Con posterioridad a la firma de los acuerdos, un juez de tutela o un juez laboral podrían declarar su ineficacia y ordenar el reintegro del trabajador si considera que es titular de estabilidad laboral reforzada o que hubo un vicio en el consentimiento del trabajador al momento de la firma del acuerdo. En esta medida, se hace fundamental una preparación cuidadosa de los negociadores, a fin de que le puedan dar tranquilidad y transparencia al proceso, evitando los riesgos anteriormente expuestos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.