Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Gestión jueves, 14 de marzo de 2019

Un estudio, realizado por Jason Furman, economista de la Universidad de Harvard y exasesor de Barack Obama, presenta 20 recomendaciones

En el conjunto de medidas propuestas en una nueva investigación del gobierno del Reino Unido sobre el predominio de las grandes empresas tecnológicas, una en particular debería causar noches de insomnio en Silicon Valley.

El estudio, realizado por Jason Furman, economista de la Universidad de Harvard y exasesor de Barack Obama, presenta 20 recomendaciones destinadas a mejorar la competencia digital contra gigantes de la talla de Amazon.com Inc. y Facebook Inc.

Ciertamente, la mayoría de esas propuestas −un nuevo regulador, mejor intercambio de datos y portabilidad− requerirían años antes de que se adopten. El brexit también es una distracción obvia en el gobierno.

Pero la sugerencia de que los reguladores de la competencia deberían ser más rápidos para obligar a las empresas a frenar las prácticas que se están investigando representa una acción más inmediata y una idea sensata. También es un arma que ya se encuentra en los arsenales de entidades de supervisión en otras partes del mundo, incluida la Unión Europea.

El uso de las denominadas medidas provisionales podría haber significado, por ejemplo, que las cosas fueran muy diferentes para Alphabet Inc. mientras la Comisión Europea examinaba cómo Google distribuye su sistema operativo móvil Android.

Los reguladores habrían hecho que el gigante de la búsqueda dejara de obligar a los fabricantes de teléfonos a preinstalar el navegador web Chrome en sus teléfonos varios años antes de lo que finalmente lo hicieron los funcionarios.

En cambio, la Comisión acabó con dicha costumbre en julio, después de una investigación de tres años, plazo en el que Google pudo extender la supremacía móvil de Chrome.

Las medidas provisionales son importantes porque ayudan a mitigar una crítica importante a los reguladores, específicamente, que casi siempre son demasiado lentos para reaccionar ante las realidades cambiantes.

Mientras las empresas de tecnología se mueven rápido y rompen cosas, el regulador se queda atrás, tratando desesperadamente de arreglar el desorden. El uso de medidas provisionales obligaría a las compañías a moverse a un ritmo más cercano al del regulador.

Los ejecutivos podrían quejarse de que dicho enfoque obstaculizará el ritmo de la innovación y tienen razón: lo haría. Pero eso no es algo malo necesariamente. Los acontecimientos de los últimos años (violaciones de datos, influencia en las elecciones y el consiguiente deterioro de la estructura social) han demostrado el costo de un crecimiento sin restricciones.

La Autoridad de Competencia y Mercados (CMA) del Reino Unido junto a otros reguladores ya poseen la capacidad de imponer medidas provisionales ante presuntas infracciones de la ley de competencia, pero rara vez, si la hubiera, las utilizan.

La CMA nunca lo ha hecho, pero debería hacerlo. La Comisión Europea podría considerar las herramientas al revisar la queja de Spotify Technology SA de que Apple perjudica injustamente los productos de transmisión de música rivales.

En EE.UU., aunque los reguladores no pueden implementar medidas provisionales, los tribunales pueden imponer medidas cautelares preliminares. A medida que avanza la carrera presidencial, los candidatos harían bien en examinar las propuestas en gran medida astutas del Informe Furman.

Son más matizadas y de ejecución más fácil que el plan de Elizabeth Warren que pretende simplemente dividir a los gigantes tecnológicos. Si bien los reguladores deben ser prudentes en la forma en que ejercen sus facultades, hay algunas que deben ejercer más fácilmente.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.