Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Isis Beleño - ibeleno@larepublica.com.co domingo, 24 de septiembre de 2017

Contenido patrocinado

Firmas como Suárez Consultoría ofrecen acompañamiento a las empresas que requieren direccionamiento estratégico.

A partir de 2007 con la entrada en vigencia de la Ley 1116, más conocida como Ley de Insolvencia, la Superintendencia de Sociedades reportó que 440 empresas habían logrado salvarse de la quiebra, implementar un plan de estructuración y cumplir con sus compromisos financieros.

Solo en 2016, la SuperSociedades recibió 285 casos de reorganización y 170 de liquidación. Además, para el primer semestre de este año, ya se han recibido 95 y 82, respectivamente.

No obstante, antes de la quiebra, las organizaciones pueden valerse de herramientas jurídicas para enfrentar los problemas de solvencia. Para ello, existen varias firmas de abogados especializadas en reestructuración en el país como, por ejemplo, la firma Suárez Consultoría que ofrece un completo acompañamiento a las empresas que requieren direccionamiento estratégico.

Y es que una crisis financiera podría convertirse en el principio del fin de una compañía. Los acreedores y compromisos merman la capacidad de la empresa para responder a las obligaciones a corto plazo y sin un manejo adecuado del problema, la empresa puede quebrar.

Antes de que ocurra este escenario, es aconsejable consultar con expertos para determinar soluciones acordes con el tamaño de la empresa, actividad y situación financiera. Una asesoría oportuna puede evitar la desaparición de una empresa y facilitarle permanecer en el mercado.

En ese sentido, firmas como Suárez Consultoría ponen a disposición de sus clientes un portafolio de servicios que contemplan procesos de organización empresarial, valoración de empresas y planeación estratégica, en los que participa un equipo de expertos en materia jurídica y financiera.

“A través de estos servicios, los empresarios pueden enfrentar de manera asertiva y oportuna las dificultades financieras de la compañía bajo los parámetros del Régimen de Insolvencia Empresarial, lo que permite un margen de negociación con los acreedores, protege a la compañía de futuros procesos ejecutivos y además facilita el levantamiento de medidas cautelares”, indicó Carlos Suárez, director del área de Direccionamiento Estratégico de Suárez Consultoría.

De esta forma, las empresas reciben asesoría para la generación de valor, el establecimiento de acuerdos privados de deuda, acuerdos extrajudiciales de reorganización y procesos de reorganización empresarial en concordancia con la Ley 1116.

Además, las empresas pueden anticiparse a un escenario de crisis y solicitar evaluación jurídica y financiera, así como de la determinación de valor de la empresa o las unidades de negocios. Igualmente, prestan acompañamiento personalizado en el diseño y estructuración del plan estratégico de las compañías y en consecuencia, los empresarios podrán anticipar los riesgos y amenazas de su negocio y potenciar sus fortalezas.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.