Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Natalia Molano Torres - nmolano@larepublica.com.co lunes, 20 de enero de 2020

La Registraduría también está adelantando otras tecnologías como la biometría facial, la cual se implementaría en aeropuertos

Uno de los trámites que se realizan con mayor frecuencia en las cerca de 850 notarías que hay en el país es la autenticación de poderes. En este trámite, una persona expresa su voluntad de otorgar a un tercero facultades para representarlo en un acto específico.

Actualmente, la tecnología que se está implementado para ejecutar esta diligencia es la biometría lineal, cuyo uso en 2019 ascendió a 14,1 millones cotejos, mientras que el año pasado, esa cifra correspondió a 13,1 millones.

De acuerdo con Álvaro Rojas Charry, presidente de la Unión Colegiada del Notariado Colombiano (Ucnc), entidad que agremia a la mayoría de los notarios del país, la implementación de las nuevas tecnologías al servicio de dar “fe pública” permite agilizar el proceso, identificar inequívocamente la identidad y brindar seguridad plena de actos y contratos en los que interviene el notario.

Además de estas ventajas con las que ya disfrutan 90% de las notarías del país, la entidad afirmó que la implementación de la autenticación biométrica también ayuda a garantizar la protección de los derechos patrimoniales de propiedad privada inmobiliaria, los cuales se acreditan por medio de escrituras públicas, además de evitar fraudes, robos de identidad y suplantaciones; acciones que daban lugar a estafas y otros delitos.

Para Carlos Garzón, director de proyectos del Ucnc, hay otras tecnologías que están implementando las notarías, como el uso los dispositivos móviles para realizar diligencias a domicilio. “Las nuevas tabletas para biometría móvil son una herramienta con la que los notarios llegarán con seguridad jurídica a las casas y sitios de trabajo de los colombianos, pero también a hospitales, centros de reclusión”, señaló el directivo.

Tal seguridad está verificada por Certicámara, el operador biométrico certificado por la Registraduría Nacional del Estado Civil y funciona de la siguiente manera: valida la identidad de los comparecientes mediante el cotejo en línea de la huella dactilar contra la base de datos de la Registraduría, cuando el proceso anterior constaba de varios pasos.

En primer lugar, se estampaba un sello de tinta con el nombre, cargo y firma del notario, así como los nombres y la identificación del poderdante y apoderado. Luego, el funcionario de la notaría debía comparar, de manera manual la huella de la cédula contra la impuesta en el documento notarial.

Por su parte, la Registraduría también está adelantando otras tecnologías como la biometría facial, la cual se implementaría en aeropuertos y estadios según lo informó el nuevo registrador nacional, Alexander Vega quien agregó que serán tres las líneas de modernización.

“El voto mixto, el registro civil en línea y la actualización de las cédulas serán tres pilares por los cuales vamos a implementar las nuevas tecnologías”, concluyó el directivo quien habló con Colprensa.

LOS CONTRASTES

  • Álvaro Rojas Presidente del Ucnc

    “La implementación de las nuevas tecnologías al servicio de dar fe pública permiten la agilización del proceso, la identificación inequívoca de identidad y la seguridad plena de actos y contratos”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.