Coomeva

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Jonathan Toro - jtoro@larepublica.com.co miércoles, 18 de noviembre de 2020

La SIC determinó que las similitudes entre las marcas podrían generar dilución de la fuerza representativa de los signos en el mercado

Con el objetivo de defender su marca ‘Cuidarte es Quererte’, la Cooperativa Médica del Valle y de Profesionales de Colombia Coomeva se presentó ante la Superintendencia de Industria Y Comercio (SIC) para oponerse al registro de ‘Cuida-T, Quiere-T (mixta) de Inversiones NZ. Esta intentaba identificar aparatos e instrumentos quirúrgicos, comprendidos en la clase 10 de la Clasificación Internacional de Niza.

De acuerdo con Coomeva, ‘Cuida-T, Quiere-T reproducía parcialmente su marca ya registrada. En concreto, argumentó que debido a la similitud entre los productos y servicios que ambas ofrecían en el mercado se corría el riesgo de generar confusiones sobre su origen empresarial dentro del público consumidor.

Para la compañía opositora, el signo solicitado por Inversiones NZ era confundible en tanto que sus características ortográficas, fonéticas, visuales y conceptuales eran muy similares a las de la marca previamente registrada por Coomeva.

LOS CONTRASTES

  • Edgar León Docente Universidad Sergio Arboleda

    “La composición de los signos puede ser insuficiente para determinar una diferencia entre las marcas. El elemento conceptual también se debe analizar”.

Para defender su solicitud ante la Superindustria, Inversiones NZ alegó que la marca que intentaba registrar contenía elementos característicos que la alejaban del signo previamente registrado por la cooperativa.

Por ejemplo, Inversiones NZ dijo que ‘Cuida-T, Quiere-T’ estaba compuesta por tipografías gruesas en colores negro y azul, mientras que el signo de Coomeva disponía de tipografías delgadas y solo contaba con un tono azul dentro de sus características.

Por otro lado, la compañía solicitante dijo que no se podían confundir las marcas en el mercado pues los productos que Inversiones NZ intentaba comercializar eran tapabocas, muy diferentes a los servicios de salud especializados prestados por Coomeva.

Ante los argumentos presentados por las marcas, la Superindustria halló que los signos enfrentados en efecto sí eran similarmente confundibles pues usaban expresiones como ‘cuidar’ y ‘querer’, para identificar sus productos, lo cual podría generar confusiones en el consumidor.

De la misma manera, la SIC dijo que al ser productos y servicios complementarios existía una clara conexidad competitiva que podría generar la pérdida de la fuerza representativa de la marca opositora. Por esta razón, la entidad declaró fundada la oposición de Coomeva y negó el registro a la marca ‘Cuida-T, Quiere-T’ de Inversiones NZ.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.