LR

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Luz Karime Grajales Cardona - lgrajales@larepublica.com.co sábado, 21 de diciembre de 2019

La Superintendencia de Industria y Comercio ha concedido 29 de estos sellos en el país, dos de ellos se otorgaron este año

Con el objetivo de exaltar las expresiones de origen de las distintas regiones del país, la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) ha otorgado hasta 29 de estos reconocimientos a productos distintivos.

Los dos últimos concedidos este año fueron al Cangrejo Negro de Providencia, solicitado por la Asociación Providence Sweet Black Crab (Asocrab) y a la Cerámica Negra de la Chamba, en el Tolima, que quedará en manos de la Asociación de Artesanos de las Veredas La Chamba y Chipuelo.

Sin embargo, la lista de los signos distintivos es larga. El primer producto que se protegió en 2005 fue el Café de Colombia, después le siguieron otros como la Cholupa del Huila en 2007 o la Cestería en Rollo de Guacamayas en 2009. Pero también destacan otros como los quesos, los claveles, los sombreros o la cerámica, entre otros.

La Federación Nacional de Cafeteros de Colombia (Fedecafé) ha logrado siete denominaciones de origen por el café de Colombia, del Huila, Sierra Nevada, Santander, Nariño, Tolima y del Cauca. De esta forma, la agremiación ha defendido sus signos en la SIC de registros similares y ha posicionado con reconocimiento cada uno de los tipos de café. “La defensa en este escenario busca evitar el registro de marcas que reproduzcan, imiten o contengan una denominación de origen protegida para los mismos productos o para diferentes cuando su uso pueda causar un riesgo de confusión o impliquen un aprovechamiento injusto de su notoriedad. De lo contrario, el derecho de exclusividad obtenido se vería limitado y ampliamente afectado”, manifestó a AL Ligia Helena Borrero, directora jurídica de Fedecafé.

Con tres, la segunda entidad que más denominaciones tiene es Asocolflores; seguida de la Gobernación del Huila, con dos.

LOS CONTRASTES

  • Alexander parraCoordinador Propiedad Intelectual Artesanías de Colombia

    “La denominación de origen es ese sello que le garantiza a la comunidad y al cliente que el producto es de calidad y, además, que cuenta con una tradición familiar y cultural que le da valor agregado”.

También son muchos los municipios que cuentan con la denominación de origen para productos que han producido durante algún tiempo y son reconocidos por sus particularidades como San Jacinto con la tejeduría; Carmen de Vivoral con su cerámica; Paipa con el queso; y Aguadas con su sombrero aguadeño.

En el mundo, existen ocho denominaciones de origen en arroz, Colombia obtuvo la número cinco con el Arroz de la Meseta de Ibagué, solicitada e implementada por Serviarroz desde 2016. “Llevamos invertidos más de $800 millones en dos años de implementación. Mediante la administración de la denominación hacemos un proceso con el que garantizamos la trazabilidad del arroz y la calidad gastronómica”, explicó Carlos José Homez, gerente general de esta cooperativa.

Homez también explicó que la denominación va acompañada de un proceso pedagógico y de alianzas con otras instituciones para que entre el agricultor, los campesinos y los productores se dé importancia a la categoría. Dichos respaldos son fundamentales en el proceso de implementación para lograr demostrar que existen inversiones en los productos y, de esa forma, la SIC pueda verificar el uso de las denominaciones y no elimine su sello.

Respecto a las artesanías, Colombia es uno de los países latinoamericanos que más denominaciones de origen artesanales tiene. Mientras México cuenta con tres y Perú con otras dos, en el país ya existen 12.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.