La República

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Johnny Giraldo López - jgiraldo@larepublica.com.co Lunes, 2 de abril de 2018

La mayoría de solicitudes de patentes que se descartan es por la falta de asesoría

El bufete Clarke Modet & Co aporta cinco de sus abogados al Programa de Asistencia a Inventores (PAI) que promueven la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) y la Organización Mundial del Propiedad Industrial (Ompi) y con esta cifra se ubica en el primer lugar de los que más aportan.

Sin embargo, son varias las firmas con operación local que le han apostado a este proyecto desde el principio. Clarke Modet & Co, que tiene presencia en ocho países de América Latina, es la que más litigantes presta debido a que se especializa en el área de Propiedad Intelectual.

Colombia fue el primer país en implementar este programa en 2015. Su objetivo es que las personas de escasos recursos puedan registrar sus invenciones en la Superindustria con el acompañamiento de un abogado especializado en registro de patentes que les asigna la Ompi de forma gratuita. En el momento solo cuatro países además de Colombia, han querido implementar esta iniciativa como son Marruecos, Filipinas, Sudáfrica y Ecuador.

El acompañamiento de un experto es importante porque el mayor número de solicitudes de patentes rechazadas en la SIC se da por errores en la presentación de los documentos. Algunos de ellos son la falta de claridad y la falta de sustentabilidad ante la entidad.

El abogado asociado al programa, Mauricio Jaramillo Campusano, socio de la firma Gómez-Pinzón, dijo que “el proceso de inscripción de una patente dura entre dos años a dos años y medio desde el momento de la presentación de la solicitud hasta la resolución de concesión o negación. Existen casos que se toman más tiempo y otros, más escasos, que salen en menos de dos años. Sin embargo, lo que sí debemos resaltar es que la SIC es una de las oficinas de patentes más rápidas en el mundo según la Ompi y es por eso que podemos hablar con orgullo de procesos de solicitud”.

Ana María Castro, quien también hace parte del programa y representa la cuota de Lloreda Camacho & Co, coincidió en la importancia de la ayuda de un experto. “Dentro de las causas más comunes para la denegación de patentes encontramos la falta de cumplimiento con requisitos formales, y la falta de nivel inventivo que se relaciona con la obviedad de la invención en medio del trámite”, dijo.

La jurista destacó dos proyectos que asesoró. El primero sobre una tecnología para optimizar los motores de los aviones y el siguiente una herramienta de cocción para el hogar.

Dado que el programa se creó hace tres años, hasta ahora se han registrado 33 patentes en la Ompi y 22 en la SIC. El top tres de las firmas con más abogados lo completa Baker McKenzie con cuatro asesores y Lloreda Camacho & Co con tres juristas, las demás 21 firmas tienen entre uno y dos delegados en el programa.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.