A chandelier of Riedel wine glasses hangs from the ceiling inside Hedonism wine emporium in the Mayfair district in London, U.K., on Tuesday, May. 28, 2019. Evgeny Chichvarkin, 44, owns Hedonism, an over-the-top emporium that has shaken London's staid wine scene since it opened in 2012. Photographer: Simon Dawson/Bloomberg

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Alexis Posso - aposso@larepublica.com.co miércoles, 26 de junio de 2019

Este signo, solicitado para la clase 43 Internacional de Niza por la empresa La Casa de Quinta Camacho S.A.S, no tuvo oposición

Es realmente poco común que una empresa pueda registrar una marca sin recibir una oposición por cuenta de la similitud con otra previamente registrada.

En general, los pleitos marcarios son el mecanismo tradicional para la Dirección de Signos Distintivos adscrita a la Superintendencia de Industria y Comercio.

No obstante, la marca Llorente Llorente, un signo solicitado para la clase 43 Internacional de Niza por la empresa La Casa de Quinta Camacho S.A.S, dedicada al sector de los restaurantes y bares no tuvo ninguna oposición empresarial.

La clase en cuestión comprende preparación de alimentos y bebidas para el consumo, así como los servicios de alojamiento, albergue y abastecimiento de comida en hoteles, pensiones u otros.

El trámite de la marca comenzó con la solicitud del signo mixto Llorente Llorente, compuesto por la expresión nominativa y un logotipo especial en blanco y negro con tipografía exclusiva.

“La solicitud de registro de la marca que se tramita bajo el expediente de registro No. SD2018/0105781 , cumple con los requisitos previstos en las disposiciones legales vigentes”, aseveraron representantes de la Superintendencia de Industria.

No hay que perder de vista que la clase 43 incluida en la Clasificación Internacional de Niza hace referencia a servicios de restaurantes, coctelería, bares y catering para particulares o empresas.

El director de Signos distintivos Juan Manuel Serrano Castillo, autorizó con su firma la concesión de la marca por 10 años contados desde la fecha de expedición del fallo, tal como quedó acotado en la resolución  N° 19503, expedida por esa oficina.

La SIC resolvió “notificar a  La Casa de Quinta Camacho S.A.S, solicitante del registro, el contenido de la presente resolución, entregándole copia de la misma, advirtiéndole que contra dicha resolución procede el recurso de apelación ante el Superintendente Delegado para la Propiedad Industrial”.

Ante este fallo, el representante de la marca solicitada, el abogado Francisco Londoño, comentó: “se logró el registro de la marca mixta Llorente Llorente, representativa de uno de los restaurantes más concurridos de Quinta Camacho (barrio bogotano), por su alta distintividad, tanto de su componente figurativo como nominativo frente a otras marcas que representan los mismos servicios. Es así como su registro fue otorgando con agilidad y sin ninguna clase de oposición”.

Casos anteriores no han tenido la misma suerte, pues la SIC considera, luego de revisar el archivo de registros, que sus características no son lo suficientemente fuertes como para otorgar distintividad al signo en trámite.

En la mayoría de los casos, reconocen los juristas expertos, la SIC debe negar los registros para proteger la integridad de la propiedad intelectual que ya fue registrada en la Dirección de Signos.  Sobre todo, las grandes marcas buscan proteger sus distintivos pues son ellas las más susceptibles a ser copiadas.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.