Blooberg

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Johnny Giraldo López - jgiraldo@larepublica.com.co viernes, 16 de febrero de 2018

daihatsu tenía el registro de su marca vencido por lo que la delegatura lo descartó

El empresario José Janyn Jaramillo Montoya logró registrar la marca para automóviles Poblautos en la Dirección de Signos Distintivos de la Superintendencia de Industria y Comercio. En un primer momento, la Dirección lo rechazó porque, en su criterio, el logotipo de su marca que describe una P, podría ser confundido con la D del emblema de carros Daihatsu.

Poblautos pretendía distinguir productos de la clase 35 en la Clasificación Internacional de Niza para la comercialización de vehículos nuevos, usados y la comercialización de toda clase de repuestos.

Jaramillo no estuvo de acuerdo con la decisión y apeló ante la Delegatura para Propiedad Industrial en la misma entidad. Argumentó que si bien ambos íconos tienen similitudes, puestos en el mercado no generarían ningún tipo de confusión por la diferencia en sus nombres y en las letras. También dijo que no entendía porqué la Dirección le dio tanta relevancia a un detalle insignificante de su imagen.

La Delegatura procedió a analizar los alegatos del solicitante basada en el literal a) del artículo 136 de la Decisión 486 de la Comisión de la Comunidad Andina según la cual son irregistrables los signos que afecten indebidamente el derecho de un tercero que previamente haya inscrito su marca. En este caso, la empresa a confrontar fue la automotriz Daihatsu, que la Dirección encontró por oficio.

La empresa japonesa, ampliamente reconocida por su carro Charade GTti, produce automóviles de baja emisión de gases. En 2010 pasó a manos de Praco Didacol en Colombia y el año antepasado se anunció su retiro del mercado en toda Latinoamérica. Aparentemente su línea de carros Terios no fue lo suficientemente fuerte para mantenerla a flote.

La Delegatura procedió a analizar el icono, no sin antes comprobar los antecedentes que causaron la negación desde la Dirección. En el proceso, se descubrió que la automotriz Daihatsu tiene su registro caducado en la Superintendencia y que no lo renovó durante los seis meses de gracia que se conceden en estos casos.

LOS CONTRASTES

  • Édgar Iván LeónProfesor en la Universidad del Rosario

    “En caso de que el titular no realice la renovación, perderá los derechos sobre su signo registrado. En tal evento, es factible que otro interesado pueda inscribir signos similares, por eso, la decisión es acertada”.


  • Ángela AmayaSocia de Amaya Propiedad Intelectual

    “El registro de la marca tiene una vigencia de 10 años contados a partir de la fecha de la concesión. Si bien la marca Poblautos fue negada de oficio en primera instancia por la existencia del antecedente marcario, Daihatsu, no fue renovada dentro del término permitido, y en consecuencia, la Delegatura determinó que no hay obstáculo para acceder al registro”.

Édgar Iván Robayo, profesor de derecho en la Universidad del Rosario, expresó que “en caso de que el titular no realice la renovación, perderá los derechos sobre su signo registrado. En tal evento, es factible que otro interesado pueda inscribir signos similares”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.