Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Juan Francisco Campuzano Vélez - jcampuzano@larepublica.com.co jueves, 21 de enero de 2021

La superindustria destacó el alto nivel de similitud entre las marcas y concluyó que la expresión 'supreme' no es de uso exclusivo

La sociedad Importadora antioqueña de Tecnología SAS presentó ante la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) la solicitud de registro de la marca Supreme SpaceX, que pretendía distinguir productos y servicios comprendidos en las clases 9 y 35 de la Clasificación Internacional de Niza.

Al registro de ambas clases se opuso la sociedad norteamericana Chapter 4 Corp., propietaria de la marca de ropa Supreme.

Según la Chapter, la marca Supreme SpaceX reproduce de forma idéntica el elemento nominativo y principal de las marcas Supreme, lo cual, según ellos, crea el riesgo de confusión y asociación de las marcas. Argumentan que es tal el grado de similitud, que el consumidor puede pensar que derivan de un mismo origen empresarial.

La compañía norteamericana discute que, sumado a la gran difusión que goza Supreme a nivel mundial, esta genera una emoción especial en la mente de sus consumidores, y que la confusión de marcas podría debilitar su valor distintivo comercial y, en última instancia, menguar la credibilidad de los consumidores hacia la marca.

Chapter 4 Corp agregó que al intentar incorporar dos marcas con notoriedad internacional (Supreme y SpaceX, esta última propiedad de otro titular), la sociedad Importadora Antioqueña de Tecnología SAS hace evidente su mala fe, pues trata unir dos marcas de terceros que ya gozan de reconocimiento y fama para beneficiarse de esto.

En adición a la oposición, la sociedad Space Exploration Technologies Corp., propietaria de SpaceX, indicó que está de acuerdo con que la marca solicitada es similarmente confundible con la opositora, que la reproduce totalmente.
En respuesta a la oposición, la Importadora Antioqueña declaró que no está de acuerdo con que los signos puedan confundirse. Argumentó que no tienen similitudes gramaticales ni fonéticas. Además, aseguran que el vocablo “supreme”, que es la traducción al inglés de “supremo”, ya coexiste con muchos signos, y que eso la convierte en una expresión débil y no se puede apropiar en exclusiva.

La SIC concluyó que la marca SpaceX, al estar protegida en un Estado contratante, tiene fundamentada su oposición al uso de sus elementos nominativos.

Por otro lado, destacó que la marca Supreme no pudo probar que cuenta con un reconocimiento superior al promedio, lo que derivó en negar la declaratoria de notoriedad del signo “supreme”para prendas de vestir.

Aún así, la decisión de la SIC fue negar el registro de la marca Supreme SpaceX (mixta).

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.