Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Cristian Acosta Argote - cacosta@larepublica.com.co jueves, 2 de septiembre de 2021

Los alcaldes también se rajaron, a excepción del mandatario de Bucaramanga, Juan Carlos Cárdenas, quien creció en aprobación

En medio de una coyuntura un poco más estable, pero con varias secuelas del paro nacional y la pandemia del covid-19, Invamer reveló una nueva encuesta de percepción de los colombianos para agosto de 2021.

Uno de los datos que más llama la atención es que la aprobación del presidente de la República, Iván Duque, vuelve a retroceder al registrar que solo 20% de las personas encuestadas aprobó su labor al frente del país. Esta cifra es tres puntos porcentuales más baja que ese 23% de aprobación alcanzado en junio de 2021 según el informe de Invamer. Si revisamos este mismo dato en otros Presidentes de Colombia, esta tendencia también se registró durante el gobierno de Andrés Pastrana, puntualmente entre 2001 y 2002.

La desaprobación de Duque también subió tres puntos porcentuales al llegar a 75%, un dato que en junio de este año era de 72%.

Isidro Hernández, economista y magíster en teoría y política, explicó que uno de los desaciertos del Gobierno Nacional, “fue pasar una reforma tributaria que gravaba a la clase media, pues políticamente era insostenible. La clase media simplemente no lo toleró y esto generó un costo económico superior porque llegaron los paros y generaron una parálisis de la economía”, dijo.

A pesar de la percepción general, el experto también indicó que uno de los buenos indicadores del Gobierno fue mantener la actividad económica por arriba de 6% durante la crisis. “Esto nos permitió ser uno de los países de América Latina que mejor le fue en la pandemia”, agregó.

Datos del último sondeo de Invamer pic.twitter.com/mSXvjy2Lsf

— Diario La República (@larepublica_co) September 1, 2021

Percepción de alcaldes

A los mandatarios locales tampoco les fue bien, con excepción del alcalde Juan Carlos Cárdenas, mandatario de Bucaramanga, cuya aprobación aumentó de 37% en junio de 2021 a 39% en agosto del presente año. La desaprobación también bajó dos puntos porcentuales en el último periodo analizado, al pasar de 55% a 53%. A pesar de los buenos resultados, Cárdenas todavía presenta una desaprobación mayor frente al resto.

Para el resto de los alcaldes de las cinco principales ciudades del país los resultados son preocupantes, pues todos tuvieron una baja en aprobación y un aumento en la desaprobación.

Claudia López, alcaldesa de Bogotá, bajó su aprobación en ocho puntos porcentuales al pasar de 50% en junio de 2021 a 42% en este último reporte (agosto 2021). Asimismo, su desaprobación pasó de 47% en junio a 51% en agosto.

A otro mandatario que no le fue tan bien es al alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, cuya modesta aprobación de 25% pasó a 23% en agosto. Claro está, es un descenso pequeño para la situación de revocatoria que enfrenta actualmente y que lo tiene apartado de la Alcaldía. Su desaprobación también tuvo un leve incremento de un punto al pasar de 71% a 72% en los últimos dos meses.

Otro de los que ha enfrentado rechazo y cuestionamientos en los últimos meses es el alcalde Medellín, Daniel Quintero, quien bajó tan solo un punto su aprobación, al pasar de 47% en junio a 46% en agosto. El rechazo ciudadano, sin embargo, sí reportó un destacado incremento de siete puntos porcentuales, al pasar de 44% a 53%.

Jaime Pumarejo, mandatario al frente de la ciudad de Barranquilla, mantiene buenos resultados, pero perdió tanto en aprobación como en desaprobación porque aumentó terreno considerablemente.

Pumarejo obtuvo en este último sondeo de Invamer una aprobación de 63%, un dato que es muy bajo si se compara con ese 75% que logró durante junio; asimismo, su desaprobación estaba en un terreno de 21% hace dos meses, pero el descontento barranquillero hizo que se posicionara en un 35% si se comparan las cifras del último reporte.

Juan David Beltrán, abogado especialista en derecho administrativo, aseguró que hay unas realidades locales, como en Cali y Bogotá, que han afectado durante este año a los líderes locales, ya sea alcaldes o gobernadores.

“En esencia, se trata de exigencias que no son solo de índole económica, como las reformas tributarias, sino de otro tipo que ya se vieron representadas durante el paro nacional. Hay unos tipos de exigencias con relación a la atención de la pandemia y el reto que tienen los mandatarios locales es analizar cuáles son, puntualmente, las demandas de la ciudadanía a lo largo del país”, indicó.

Con relación a los gobernadores, el panorama muestra indicadores mucho más positivos que para los alcaldes, pues casi todos tuvieron crecimiento en aprobación. Elsa Noguera, gobernadora del Atlántico, es la funcionaria que sigue liderando la aprobación, pues tuvo un aumento de siete puntos porcentuales entre junio y septiembre al pasar de 71% a 78%. Su rechazo también tuvo una reducción importante de 25% a 18% durante el mismo periodo analizado.

Luis Fernando Suárez, gobernador (e) de Antioquia, también subió en aprobación, pues obtuvo 63%, cuatro puntos porcentuales más que en el mes de junio (59%). En cuanto a la desaprobación, la ciudadanía mostró una opinión neutral, representada en 27%, cifra que no cambió desde el último reporte de Invamer.

El gobernador de Santander, Mauricio Aguilar, fue el único mandatario regional que cayó en aprobación. El terreno de contento ciudadano cedió ocho puntos porcentuales al pasar de 42% en junio a 34% en agosto. Su desaprobación también subió ocho puntos, pues se ubicó en 58% cuando en junio estaba en 52%.

Por último, Clara Luz Roldán, gobernadora de Valle del Cauca, subió apenas un punto porcentual en anuencia: pasó de 36% a 37%. Su desaprobación se mantuvo estable, pues en los últimos meses 58% de la ciudadanía no está de acuerdo con la forma de gobierno de Roldán.

La encuesta de Invamer también busca evaluar cuáles son los principales problemas de país según los ciudadanos. En este último reporte, la corrupción se sigue imponiendo en la población, con 31%. El desempleo también tiene una cifra alta, con 25%. En ediciones pasadas, el covid-19 habría alcanzado un puntaje más alto, pero para agosto solo representó 2%, lo cual es un avance positivo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.