Andrea Carranza Garzón - acarranza@larepublica.com.co Sábado, 20 de septiembre de 2014

Cada día se registran obras literarias, musicales, artísticas, audiovisuales y softwares en las distintas regiones. Pero Bogotá lidera de lejos el ranking de los más creativos.

Del total de obras registradas, 34,9% se concentran en la capital colombiana, lo que refleja que aún falta mucho por llevar a cada rincón del país el mensaje de la importancia del derecho de autor.

Músicos, pintores, escritores, poetas, arquitectos y toda clase de artistas cuentan con una protección que les otorga el Estado desde el momento de la creación de su obra y por un tiempo determinado.

El derecho de autor se convierte en el salario del creador, porque al registrarla cuenta con una garantía de autenticidad de su obra. Sí, el registro no es obligatorio, pero le hace más fácil la vida. Si algún día en un litigio otro artista alega que es creador de lo que él trabajó, el registro se convierte en una prueba fehaciente que le permitirá ganar.

Al 18 de septiembre, autores y artistas habían hecho 45.157 registros, según cifras de la Dirección Nacional de Derecho de Autor (Dnda). De estos, Bogotá lidera el top 10 de las regiones más creativas con 15.795 obras registradas; le sigue Antioquia, con 4.560; Valle del Cauca, con 3.294; Cundinamarca, con 1.420; Atlántico con 1.378; Santander con 1.342; Bolívar, con 754; Magdalena con 716; Tolima con 652 y Risaralda, con 601 a junio de este año.

Y Ni porque es gratis
Y si bien el registro de obras ante la Dnda es gratuito, se puede hacer de manera rápida y sencilla y además es expedito porque cuenta con un término de 15 días para otorgarse, el director general de la entidad, Giancarlo Marcenaro, explica que aún son muchos los creadores que desconocen la importancia de realizar el registro o no tienen la disciplina para hacerlo.

Cifras de la Dirección indican que entre 2013 y 2006 la cantidad de obras registradas creció 195,3%, al pasar en menos de una década de 22.152 a 65.416. “El año pasado fue excepcional y esto se debió a que la entidad se ha esforzado en promover mucho el registro, a través de charlas en universidades, cámaras de comercio e instituciones de pequeñas y medianas empresas (pyme)”, dice Marcenaro.

Pero aún así no es suficiente. De hecho, a septiembre ya se tenía una caída de 1.443 registros. Las metas no son tan promisorias como los resultados de 2013, ya que el Director proyecta alrededor de 58.000 obras.

Para Juan Carlos Martínez, profesor de propiedad intelectual de la Universidad de la Sabana, aún hay mucho desconocimiento por parte de los artistas aunque sí se han iniciado políticas de acercamiento y de promoción. “Se ha avanzado mucho, pero aún no es suficiente”.

Entre las razones, el docente argumenta que en parte los creadores están prevenidos por las noticias que reciben de las sociedades de gestión colectiva y más recientemente del caso de la Sociedad de Autores y compositores de Colombia (Sayco), la entidad encargada de hacer los recaudos y la distribución a los músicos en el país.

Además, afirma que Colombia sigue siendo muy centralizada. La mayoría de los creadores se concentran en Bogotá, la capital que concentra 25% del Producto Interno Bruto (PIB); sin embargo, en las zonas apartadas sigue habiendo riqueza cultural y artística, como en el Casanare, donde están en constante creación de cultura llanera.

En parte, Martínez justifica esto por el bajo presupuesto de la Dnda. La entidad cuenta con $4.023 millones, que equivalen a 0,05% del Presupuesto General de la Nación para 2014. “Los programas hay que fortalecerlos y llevarlo más a las regiones”.

Sobre la mesa la idea de un cobro
Marcenaro dijo que la Dirección cuenta con un presupuesto para hacer capacitaciones por fuera de Bogotá, y aunque no es mucho ha servido para llegar a las regiones. Así mismo, se realizan cursos en línea gratuitos. “No es un tema económico, es de desconocimiento”.

Pero lo cierto es que el bolsillo se queda corto y Marcenaro admite que el presupuesto “es limitado”. Por esto, en la Dirección se ha evaluado establecer un pequeño cobro por los servicios, con el objetivo de mejorar la calidad. “Colombia es el único país del mundo que no cobra por los registros. Si la relación costo-beneficio da se pensaría en establecer una tarifa en el largo plazo”. Canadá, por ejemplo, cobra $121.325; Estados Unidos, $110.441 y su trámite puede demorar hasta seis meses.

En la Región, Perú cobra por el trámite $134.446 y Argentina, $18.184 (a valores de 2010).

En opinión de Juan Sebastián Aragón, presidente de la Sociedad Colectiva de Actores, la promoción ha sido positiva y la Dirección ha hecho todos los esfuerzos para llevar el mensaje de la importancia de los derechos de autor y de los derechos conexos. “Pero esto no es responsabilidad de ellos, sino de todos los creadores, como reconocimiento a nuestro trabajo y salario”.

Las opiniones

Giancarlo Marcenaro
director general de la Dirección Nacional de Derecho de Autor

“Una de las prioridades no solo de la Dirección, sino del Gobierno, es que la entidad haga un esfuerzo por salir a promover el registro de derecho de autor en las regiones. Si bien es reducido el presupuesto, es importante para promover las charlas y las capacitaciones que se hacen en diferentes partes”.

Juan Sebastián Aragón
Presidente de la sociedad colectiva de actores

“La promoción del registro del derecho de autor ha sido muy positiva. La Dnda ha hecho todos los esfuerzos por promoverlo. No es una tarea fácil. Pero este no es únicamente un compromiso de la Dirección, sino de todos los creadores, como reconocimiento a nuestro trabajo y salario”.

Juan Carlos Martínez
Profesor de Propiedad intelectual de la sabana

“Los creadores reconocen que su actividad está protegida, pero no saben cuáles son los mecanismos. Se han hecho esfuerzos por la promoción, pero aún no son suficientes. El presupuesto de la Dnda se queda corto y hay que llevar más los programas a las regiones”.