Alejo Vargas Velásquez Lunes, 2 de diciembre de 2013

Se inició en las últimas semanas la preparación de las diversas campañas políticas, tanto las de Congreso como las de Presidente, y por supuesto la temperatura política -chismes, viejos odios revividos, históricas enemistades, los egos de los políticos- tiende a subir, desafortunadamente no en la misma proporción el debate de las propuestas. Pero bueno, esa es la característica de las campañas políticas en nuestro país. 

Inicialmente el Uribe Centro Democrático escogió las listas al Senado y a Cámara de Representantes, todo bajo la estricta supervisión e influencia del ex Presidente quien es sin duda el gran elector de esta fracción política. Luego se realizo la Convención para escoger el candidato presidencial -inicialmente se habló de consulta popular en Marzo o de encuestas- y luego de su controvertido desarrollo -como sucede en estos eventos siempre se habla de manipulaciones, trapisondas, etc., pero eso hay que mirarlo con cuidado- se escogió el candidato presidencial, dejando a alguno de los aspirantes descontentos, lo cual es normal en los perdedores. Lo cierto es que ese sector político ya está en plena campaña para las dos elecciones del 2014. 

En segundo lugar, se destapó lo que para muchos era un secreto a voces: la intención del Presidente Santos de aspirar a una reelección -comportamiento casi inevitable en sistemas electorales que tienen la posibilidad de reelección inmediata-. Sin embargo, la claridad al respecto despeja el panorama, porque precisa que el Presidente será otro más en el partidor de la carrera presidencial y que actuara, como lo define la norma, como Presidente-Candidato. 

El Partido de la U igualmente está ya en proceso de conformar sus listas al Congreso y empiezan a ‘ficharse’ a generales y deportistas en retiro, y otras personas de distintos sectores sociales que supuestamente vayan a renovar las corporaciones públicas. Las experiencias en el pasado con personajes de este estilo no han sido las mejores, pero hay que abrir un compás de espera. Otros partidos como Cambio Radical abren la posibilidad a que los ciudadanos que aspiran a ser candidatos se inscriban, en una especie de ‘reality’ para definir sus listas. El ex candidato presidencial Antanas Mockus anuncia su intención de encabezar una lista a Senado con otros académicos, al parecer por el Partido ASÍ, pero nada está seguro conociendo los frecuentes cambios de opinión del ex Alcalde. 

El Partido Conservador en una tensa reunión de su dirección nacional aplazó la realización de su Convención Nacional, que estaba prevista para el mes de diciembre y por lo tanto la definición de sí contar con candidato propio a las presidenciales o mantenerse en la coalición de la Unidad Nacional y apoyar la aspiración reeleccionista del Presidente Santos. 

El Partido Liberal, que según sus dirigentes aspira a convertirse en la primera fuerza política en el Congreso en 2014, se prepara para realizar su Convención Nacional en la cual cambiara o ratificara su jefatura única, ha venido teniendo una disputa entre varios dirigentes por quien encabeza la lista al Senado; si bien todo parece inclinarse a qué sea el veterano dirigente Horacio Serpa, otros dirigentes aspiran a tener este honor -sin duda un juego de egos personales más que realismo político-. Los liberales seguramente en su Convención ratificarán su apoyo a la reelección del Presidente Santos y van a ser una fuerza fundamental en esta tarea. 

El Polo Democrático Alternativo igualmente definió sus listas al Senado y Cámaras con importantes dirigentes sociales y tiene su candidata presidencial Clara López muy activa. Otros sectores de centro izquierda siguen definiendo fusiones, acuerdo y posibles convergencias hacia una candidatura presidencial, que sea una especie de ‘tercería’. 

Bueno, ya todos se aprestan a la largada electoral y la tarea es convencer y ganar el mayor apoyo de los ciudadanos.