Bogotá. 01 de marzo de 2017. Tiendas D1. (Colprensa - La República).

Gabriel Forero Oliveros - gforero@larepublica.com.co Miércoles, 1 de noviembre de 2017

Una de las dos demandas interpuestas entre las compañías está en etapa probatoria

Uno de los pleitos empresariales más sonados en los últimos años fue el de las compañías de hard discount: Tiendas D1 de Koba Colombia y Mercadería Justo & Bueno en la Superintendencia de Industria y Comercio debido a demandas de ambos bandos por competencia desleal, procesos que actualmente avanzan en diferentes instancias de la entidad.

La querella que va más adelantada fue la instaurada por Mercadería Justo & Bueno contra Tiendas D1 ante la Delegatura Jurisdiccional de la SIC por competencia desleal en la que alega que la última le ha impedido a proveedores de diferentes productos atiendan sus solicitudes, por lo que la compañía habría incurrido en inducción a la ruptura contractual, desorganización y descrédito en contra de la compañía.

De acuerdo con la SIC, este proceso está en etapa probatoria, en la que, según los expertos, el juez decreta los soportes que han pedido las partes, estas básicamente reúnen testimonios, documentos y resultados de inspecciones judiciales.

Posterior a esta etapa, vienen los alegatos de conclusión, que consiste en una audiencia de 20 minutos en la que cada parte concluye lo que arrojaron las pruebas recopiladas. Después de eso, la SIC dicta sentencia, y posteriormente, la parte afectada puede apelar ante el Tribunal Superior, que confirma, revoca o revoca parcialmente lo indicado por la Superintendencia de Industria.

En ese caso, aún no se puede decir si habrá resarcimiento económico o no una vez haya sentencia. La otra demanda fue la que D1 instauró por competencia desleal en la Dirección Jurisdiccional “tanto a Justo & Bueno como a sus creadores, Michel Olmi y Carolina Correa, quienes trabajaron inicialmente en D1, y salieron intempestivamente de la empresa para crear a Justo & Bueno con la experiencia que habían adquirido en D1”, dijo a AL un vocero autorizado de Koba Colombia. Este proceso aún está en etapa inicial y según la SIC aún está pendiente de fijarse una audiencia.

De acuerdo con el vocero de Koba, “D1 respeta los emprendimientos empresariales ajenos, pero en este caso se vio forzada a interponer una demanda de competencia desleal, por la forma en que los señores Olmi y Correa salieron de D1, junto con varios empleados estratégicos de la empresa, con lo cual se buscaba causar un daño y desorganizar a la compañía”.