Colprensa Viernes, 30 de agosto de 2013

Luego de que el Gobierno Nacional radicara el proyecto de ley estaturia que buscará que en el país se pueda llamar a un referendo el mismo día de unas elecciones ordinarias, se conocieron una serie de reacciones tanto a favor como en contra de la iniciativa.

Una de las más contundentes y sorpresivas fue la del Partido Conservador, cuyos integrantes, pese a estar en la Mesa de Unidad Nacional y tras enterarse de que el senador de de esa colectividad, Hernán Andrade, sería el ponente del proyecto, le pidieron que se abstuviera de esa posibilidad hasta que no conociera todos sus alcances.

Las razones en ese sentido fueron varias y llevaron a que se acordara que no se tomará una decisión hasta no oír las opiniones de expertos.

“El Presidente lo que debió hacer primero fue socializar el proyecto con los partidos, pero como no se hizo así, entonces citamos a unos constitucionalistas para que nos detallen sus alcances y de esa manera tomar la decisión de si se hace o no la ponencia”, aseguró Lina Barrera, representante a la Cámara del partido por Santander.

La decisión, según explicó la congresista, obedece a que, al parecer, existen vicios de constitucionalidad en el proyecto que afectarían su trámite. “Nosotros siempre hemos defendido el proceso de paz y estamos de acuerdo con que el pueblo lo refrende, de lo que no estamos seguros es que el mecanismo pueda llevarse a cabo el día de unas elecciones. Eso es lo que tenemos que definir antes de tomar cualquier decisión”.

En este sentido, la congresista aseguró que todos los parlamentarios del conservatismo fueron citados el próximo martes para que luego de escuchar las opiniones de expertos, se tome una decisión como bancada y se le comunique al Gobierno.

Barrera adicionalmente desmintió que los representantes a la cámara conservadores le hubieran pedido a Andrade que renunciara a la ponencia y aseguró que “lo único que manifestamos es que era necesario mirar bien los detalles del proyecto”.