Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa miércoles, 15 de abril de 2015

El juicio que empezó formalmente el 12 de diciembre de 2012 estuvo marcado por un constante enfrentamiento entre la testigo principal, la propia Medina, y los exministros Sabas Pretelt de la Vega y Diego Palacio y el exsecretario de Palacio, Alberto Velásquez, quienes negaron haber ofrecido dádivas para que ella modificara su voto. No obstante, las actuaciones de los exfuncionarios les cobraron finalmente factura, pues fueron condenados por delito de cohecho, encontrados culpables de ofrecer y dar prebendas.

A Pretelt y a Palacio la Corte los condenó a seis años y una inhabilidad de 112 meses, mientras que la condena para Velásquez será de cinco años y una inhabilidad de 84 meses. “Al concurrir al ofrecimiento de prebendas afectaron la transparencia en el trámite del proyecto de acto legislativo de reelección presidencial, así como la integridad y moralidad de la función parlamentaria y vulneraron los fines que rigen la actuación de los congresistas”, señaló  fiscal delegado del caso, Álvaro Osorio,  en los alegatos de conclusión, al indicar que permitieron los exfuncionarios que puestos en hospitales y notarías se convirtieran en un botín. 

Contra Sabas Pretelt
En específico, a Pretelt de la Vega la Fiscalía lo acusaba de responsabilidad por el nombramiento de César Guzmán Areiza, un integrante de la Unidad de Trabajo Legislativo de Medina, en un cargo en el Ministerio del Interior y de Justicia (que ocupaba Pretelt) de manera provisional. Igualmente, de la designación de Sandra Domínguez en una notaría de Barrancabermeja.

Para la Fiscalía, fue claro que en esos movimientos el exministro tuvo un papel trascendental, al igual que en el ofrecimiento de una notaría en Bogotá a un recomendado de Teodolindo Avendaño, a fin de que este aceptara “una estrategia diseñada” para que el día de la votación del proyecto reeleccionista no acudiera a la sesión y así poder doblegar la intención mayoritaria de la Comisión Primera, que era de voto negativo.

El exministro Palacio
Respecto del exministro Palacio Betancourt, la Fiscalía le endilgó responsabilidad por la labor que tuvo, como jefe de la cartera de Protección Social, para la designación de Carlos Correa Mosquera en un lapso de dos días en la Clínica Primero de Mayo, de Barrancabermeja, a cambio del voto positivo de la reelección, para lo cual Yidis Medina entregó de manera personal en el Ministerio la hoja de vida.

La Fiscalía indicó que el ofrecimiento de una cuota en el sector de salud lo hizo en primera instancia el exsecretario Velásquez y que se concretó por parte del ministro Palacio, quien la llamó para hacérselo saber.

En su caso, igualmente se habló de una reunión que sostuvo con el entonces congresista Teodolindo Avendaño para, supuestamente, conocer el sentido del voto para el proyecto reeleccionista y de su participación en la entrega de contratos a familiares de Avendaño.

El caso de Alberto Velásquez
La Fiscalía señaló respecto de Velásquez que su participación se basó en el ofrecimiento a Yidis Medina de una cuota burocrática en el sector salud de Barrancabermeja, sin que esto fuera parte de sus funciones como secretario de Palacio de Nariño.

Igualmente se señaló que le ofreció como prebenda a Medina el cargo de director de la Red de Solidaridad de Barrancabermeja. Citando el testimonio de Medina, la Fiscalía señaló que para ese cargo postuló a Jairo Alfonso Plata y que luego, a modo de formalismo, se hizo su elección entre dos hojas de vida más.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.