Ana Bedoya Jimenez Lunes, 10 de diciembre de 2012

La sala penal de la Corte Suprema cerró la investigación a los 79 parlamentarios que votaron y conciliaron la fallida reforma a la justicia.

Se logró establecer que no hay suficientes pruebas contra los congresistas de haber cometido un prevaricato por haber votado la reforma. 

La Corte señaló que no hay pruebas de una violación al régimen del Congreso ni a la Constitución.