Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa sábado, 2 de noviembre de 2013

El movimiento Centro Democrático del expresidente Álvaro Uribe sufrió un revés el pasado jueves cuando el Consejo Nacional Electoral, CNE, determinó que ningún partido puede llevar palabras, ni fotos alusivas a ninguna persona en su logo.

Pese a que el movimiento aseguró que interpondrá una tutela para reversar la decisión, los tiempos están en contra, pues las elecciones para Congreso se realizarán en cinco meses y la Registraduría tendrá que imprimir tarjetones a finales de enero.

El abogado de la colectividad, Felipe García Echeverry, aseguró que existen precedentes en el país, tanto de 2006 como de 2011, de listas de candidatos utilizando como logosímbolo la fotografía de uno de los candidatos, y que fueron avalados por la justicia constitucional en cabeza del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, fallo refrendado por la Corte Constitucional en tutela.

En 2006 al entonces candidato Enrique Peñalosa se le autorizó el uso de la foto para la lista del movimiento ‘Por el país que soñamos’, mientras que al actual alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, se le autorizó en las elecciones para Concejo en el logosímbolo del movimiento Progresistas.

Frente a la decisión, el candidato a la Presidencia Óscar Iván Zuluaga dijo que al movimiento uribista se le violaron los principios de neutralidad e imparcialidad.

“Este cambio arbitrario de las reglas democráticas discrimina en contra de un grupo significativo de ciudadanos y atenta contra los derechos a la igualdad y la participación política contemplados en la Constitución”, dijo el candidato.

Y aseguró que ya no hay garantías para el Centro Democrático por “cuenta de un CNE en manos de los partidos de la Unidad Nacional, del que es partidario el presidente Juan Manuel Santos. Es inaceptable que se sustituya el debate de ideas y propuestas por triquiñuelas jurídicas en contra de la oposición democrática”.

El procurador Alejandro Ordóñez, también hizo parte de la discusión. Según él, la decisión es discriminatoria y va en contra de la igualdad de los movimientos políticos en las elecciones del 2014.

Para el analista de la Universidad del Rosario, Mauricio Jaramillo Jassir, la decisión obliga a que el movimiento haga una reingeniería de su estrategia política, porque al no estar presente la figura de Uribe en el momento de la votación, el movimiento no podría hacer efectiva su bandera política de ser “los elegidos por el expresidente para retornar a sus políticas”.

Según el experto, la decisión no implica que puedan sacar menos votos, pero podría profundizar las fracturas que ya hay dentro del movimiento. “Fue un golpe duro porque les quita su principal referente que era la figura del exmandatario. Quitando esa figura va a ser difícil que la gente asocie directamente el nombre de Uribe con el del Centro Democrático”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.