Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Joaquín Mauricio López Bejarano - jlopez@larepublica.com.co lunes, 4 de septiembre de 2017

El cese se realizará desde el primero de octubre hasta el 12 de enero

Hace una semana el jefe negociador del gobierno, Juan Camilo Restrepo expuso la posibilidad de que durante los días en los que el Sumo Pontífice visitara el país habría un cese de hostilidades entre las Fuerzas Militares y los miembros del ELN.

Según confirmó el presidente Juan Manuel Santos, el cese se realizará desde el primero de octubre, hasta el 12 de enero, con posibilidad a una prórroga. Durante este tiempo, como la idea es proteger a la población civil, el ELN se comprometió a no realizar secuestros, atentados, reclutamiento a menores y la siembra de minas antipersonales. Es decir, todas las actividades que ponían en peligro a la actividad civil.

Con este comunicado, los sectores más beneficiados del cese de hostilidades serán el petrolero y el comercio; que normalmente son los dos focos más importantes para el grupo terrorista, que en el año ha realizado 44 atentados contra la infraestructura petrolera, siendo el oleoducto Caño Limón-Coveñas el más afectado, y que en regiones como Chocó y Norte de Santander tiene denuncias por extorsión a comerciantes.

Según información de la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP), fueron más de 10.000 barrilles diarios de producción los que se vieron disminuidos durante el primer trimestre. Así mismo, los bloqueos y atentados difirieron la producción de 1,4 millones de barriles.

A pesar de que no se puede señalar que se perdieron los ingresos por estos barriles, ya que se podrán transportar y entregar en lo que resta del año después de las reparaciones, con un Brent en el primer trimestre que rondó los US$53 por barril, los ingresos que dejaron de recibir en el periodo las petroleras son cercanos a US$74,2 millones.

Para citar otro ejemplo, para 2016, Ecopetrol tuvo que gastar más de $40.000 millones en la reparación de los oleoductos dinamitados por esta guerrilla.

Restrepo había dicho hace unos días que su equipo está “haciendo todos los esfuerzos para poder anunciar un cese del fuego bilateral y temporal para el final del tercer ciclo. Estamos empeñados en estar a la altura de esa visita y dar también el ‘primer paso’ hacia la paz al convenir un cese del fuego bilateral y de hostilidades temporal que beneficie a la población civil”.

Por su parte, Pablo Beltrán, jefe negociador del ELN, resaltó la importancia de la buena fe y buena voluntad con la que se ha iniciado el proceso, de la mano de la iglesia y la ONU.

Los analistas políticos destacan esta decisión, que se tomó gracias a la visita del Papa Francisco, ya que es la primera vez que contra este grupo de cerca de 2.000 combatientes, se acuerda un cese bilateral.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.