Mateo Jaramillo - mjaramillo@larepublica.com.co Jueves, 1 de agosto de 2013

Por disposición de la ley 1314 de 2009, a partir del año 2015, cerca de 25.000 empresas colombianas tendrán que adaptar sus reportes financieros y estados contables a las normas internacionales que rigen a buena parte del continente.

De acuerdo al director del Instituto Nacional de Contadores de Colombia (Incp), Juan Miguel Vásquez, de un universo de 150.000 contadores en Colombia, tan solo 6.000 estarían en la capacidad de responder a los estándares exigidos por la nueva norma.

En consecuencia, en el marco del Séptimo Encuentro Internacional de Contadores realizado en Cartagena de Indias, el Incp y el Gobierno Nacional, se comprometieron a agilizar los mecanismos necesarios para que los claustros universitarios puedan actualizar sus pensum en donde los profesionales actuales podrán recibir de mano de expertos internacionales las metodologías apropiadas para proceder ante dicha normatividad.

“Para ejemplarizar lo anterior puedo contar el caso de una empresa cervecera colombiana a la cual su casa matriz le solicito entregar sus reportes financieros basados en los estándares internacionales, tras meses de realizar una convocatoria, no fue posible hallar a profesionales que cumplieran con los conocimientos requeridos para tal cargo. En consecuencia, fue necesario traer expertos chilenos a cumplir con esta tarea”, señaló el directivo.

Este certamen tuvo origen en 2007 por una alianza del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Federación Internacional de Contadores (Ifac), el Banco Mundial (BM) y el Comité Global de Políticas Públicas (Gppc) con el fin de alentar una gestión financiera sólida en el sector público y privado.

Ayer, más de 900 asistentes de 35 países participan de los foros sobre iniciativas regionales, propuestas para el cambio de rol de auditores y contadores, y estrategias de implementación de las normas internacionales. Los panelistas coincidien en que los países desarrollos, por lo menos gran parte de ellos, o bien están intentando salir de una agravada crisis económica o la están afrontando. No así, los países de América Latina y el Caribe que han lograron controlar el coletazo de la crisis económica  mundial. Las discusiones de los asistentes giran entorno a  la importancia de la credibilidad y precisión de los informes financieros que permiten la integración económica regional y global.

Hugo Ospina, presidente del Incp, hizo especial énfasis a la tardanza de Colombia para adecuarse a los estándares internacionales de contabilidad. Sin embargo, afirmó que de las 900.000 empresas existentes en el país, alrededor de 25.000 tendrán que adaptarse a la nueva normatividad. “La resistencia al cambio en la implementación de las normas internacionales ha demorado el crecimiento colombiano.  Pero es una gran oportunidad porque estamos aprendiendo de los aciertos y errores de los demás países”, dijo Ospina.

Así mismo, Warren Allen, presidente de Ifac, aseguró que el papel de los contadores está en los jóvenes y  motivó a los asistentes colombianos a empezar el cambio lo antes posible. “El desarrollo sólo quedaría en el papel sino se implementa. Decirlo que vamos a aplicar las normas es muy fácil, el reto están en implementarlo. Por eso, nuestra profesión  necesita implementar altos estándares de calidad”, anotó Allen.

Gerardo Hernández, Superintendente Financiero, afirmó que la crisis económica mundial puso presente las fallas de la regulación financiera. Hernández aseguró que “es fundamental mejorar los canales de comunicación entre los supervisores y los auditores de las compañías para lograr una integración regional a través de la Implementación de las normas internacionales y mejores prácticas”.