Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Laura Vita Mesa - lvita@larepublica.com.co miércoles, 16 de septiembre de 2020

Datos entregados por la Universidad de Los Andes resaltaron que uno de cada cuatro bogotanos dijo haber salido a una protesta

El saldo que dejaron las protestas de la semana pasada, tanto en vidas humanas como en destrucciones materiales, puso nuevamente sobre la mesa el debate sobre la necesidad de reformar a la Policía Nacional, en el que todos los sectores han marcado su posición y han hecho sus propuestas.

Un estudio del Observatorio de la Democracia, de la Facultad de Ciencia Política de la Universidad de Los Andes, presenta otro ángulo de análisis en el debate y es el de la confianza en la Policía como institución.

Los datos fueron recopilados en un estudio representativo de Bogotá entre julio y el 9 de septiembre de este año, que fue el día en que se conoció la muerte de Javier Ordóñez por uso excesivo de la fuerza por parte de dos policías.

Entre la información recopilada llama la atención, en primer lugar, la caída en la confianza en la Policía por parte de los ciudadanos de la capital, que pasó de 40,6% en 2010 a 24,6% este año. La desconfianza en la institución, en cambio, asciende en 2020 a 56,3%, mientras que el restante 19,2% dijo ser indiferente.

Este fenómeno, explica Miguel García, codirector del Observatorio, “tiene que ver con un distanciamiento de la ciudadanía (de la Policía) y con un poco de arrogancia de parte de la institución, con eventos particulares como el crimen de Dylan Cruz, que hoy son más visibles gracias a las redes. Igual, lo de la Policía hace parte de una crisis generalizada de confianza. Al tiempo que cae la confianza en la Policía ha caído la confianza en otras instituciones públicas”.

Otra cifra que llama la atención es la del aumento notable de la participación en protestas. En 2010, 7,4% de los bogotanos dijeron haber asistido a protestas durante el último año. En 2020, en cambio, la cifra fue 25,6%, es decir, una de cada cuatro bogotanos salió a protestar en el último año.

Para García, este aumento tiene que ver con varios factores, entre ellos, el paro nacional, “que logró una convocatoria masiva y sacó a la calle a personas que antes no protestaban, de todas las edades y grupos sociales en buena medida por el intento del gobierno por deslegitimar y criminalizar la protesta y minimizar la convocatoria”. Además, mencionó la preocupación de quienes apoyaron el Acuerdo de paz por las falencias en la implementación de lo pactado y la falta de voluntad política de ciertos sectores para hacerlo.

Lo más llamativo del análisis, sin embargo, es el cruce entre estas dos variables: participación en protestas y confianza en la Policía Nacional.
Mientras en 2018 un 34,7% de quienes asistieron a las protestas confiaba en la Policía, en 2020 la cifra cayó a apenas 3,2%, es decir, que solo tres de cada 100 bogotanos que protestan confían en la institución. En cambio, la confianza de quienes no participan en protestas se mantuvo casi intacta, pues pasó de 32,4% a 32,1% en el mismo periodo.

“Creo que eso se debe justamente a que la policía reprimió muy duro y de manera desproporcionada a quienes protestaron el año pasado. Por primera vez, el Esmad entró a los barrios a dispersar e intimidar a la gente que protestaba pacíficamente, a quienes participaban de los cacerolazos”, señaló García.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.