Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Xiomara Mera jueves, 8 de septiembre de 2016

Todo comenzó cuando la empresa Vivalight S.A.S, le solicitó a la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) el registro del lema  “come sano, vive sano” para amparar productos de panadería, galletería y repostería, los cuales están comprendidos en la clase 30 de la Clasificación Internacional Niza.

Al enterarse de la solicitud, Grupo Bimbo  argumentó que “el lema comercial (come liviano, vive liviano) y la marca solicitada a registro (come sano, vive sano), evocan una misma idea: comer de manera saludable para vivir bien, dado que el comer liviano se refiere precisamente a comer sano”.

El profesor de la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad del Rosario, Édgar Iván León, explicó que “el lema comercial, mayormente conocido como eslogan, comparte los mismos atributos de la marca y, por lo tanto, su regulación, en términos generales, resulta idéntica”. 

León precisó que muchos de ellos tienen igual o mayor valor que las marcas, por tal motivo, y dada su complementariedad, la solicitud para su registro debe especificar la marca solicitada o registrada con la cual se usarán y no se podrán inscribir aquellos que contengan alusiones a productos o marcas similares.

Vivalight  trató de demostrarle a la SIC que Grupo Bimbo estaba equivocado y dijo que el lema solicitado por ellos  “pretende indicarle al consumidor que al comer sanamente, podrá vivir de la misma manera. 

“Se trata entonces de una marca que sin coincidir con un término genérico o descriptivo, le informa al consumidor de una manera novedosa y llamativa una de las características o bondades de los productos en cuestión”, aclaró la empresa solicitante.

Teniendo en cuenta los argumentos de las dos partes, María José Lamus,  Lamus llegó a la conclusión de que los dos lemas eran fácilmente confundibles, pues los artículos que amparan están en la misma clase, adicionalmente la escritura de los dos eran parecidos al reproducir las palabras “come y vive”, además que las expresiones liviano/ sano evocan una misma. Por lo anterior, decidió no darle luz verde a Vivaligth.

Para la asociada de Philippi, Prietocarrizosa Ferrero DU & Uría, Johanna Raffo Faccini, “el criterio conceptual o ideológico utilizado por la SIC para evaluar el riesgo de confusión entre los signos se configura como uno de los elementos más importantes a la hora de determinar su grado de similitud,  dado que genera mayor impacto para el consumidor”

Raffo Faccini, agregó que  a pesar de que el lema solicitado por Vivalight presenta diferencias ortográficas y fonéticas frente al utilizado por Grupo Bimbo, el sentido de la resolución está determinado en gran medida por la coincidencia conceptual que subyace a ambos.

Aunque esta fue una dura derrota para Vivalight,  aún tiene la oportunidad de apelar la decisión ante el delegado para la Propiedad Industrial de la SIC.

Las opiniones

Edgard Iván León
Profesor de jurisprudencia de la Universidad del Rosario
“Se debe saber que el lema comercial, mayormente conocido como eslogan, comparte los mismos atributos de la marca y, por lo tanto, su regulación, en términos generales, resulta idéntica”.

Johanna Raffo
Asociada de Philippi, Prietocarrizosa Ferrero DU & Uría
“A pesar de que el lema solicitado por presenta diferencias ortográficas y fonéticas frente al utilizado por Bimbo, el sentido de la resolución está determinado en gran medida por la coincidencia conceptual”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.