Ana María Bedoya Jiménez - amabe2010@larepublica.com.co Lunes, 17 de diciembre de 2012

El hecho de que el Gobierno Nacional haya convocado a sesiones extraordinarias para evitar que se incluyan ‘micos’ en la reforma tributaria, no fue bien visto por los expertos, quienes aseguraron que “no se puede pretender aprobar en días lo que no se hizo en meses”. Algunos temen que se repita lo ocurrido con la reforma a la justicia, la cual se convirtió en el principal fracaso del presidente Juan Manuel Santos. 

 
De acuerdo con Iván Garzón Vallejo, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de la Sabana, “es patético pensar que trabajarán unos días extras, haciendo el trabajo que no hicieron durante todo el semestre”.
 
Así mismo, Alejandra Barrios, directora de la Misión de Observación Electoral, aseguró que los resultados son pobres, ya que los congresistas quedaron atrapados en las consecuencias de la reforma a la justicia, “lo estamos viendo específicamente en la aprobación de la reforma tributaria, donde los parlamentarios están muy temerosos y reconocen que necesitan más tiempo”.
 
Por su parte, Billy Escobar, decano de la facultad de Ciencia Política del Politécnico Grancolombiano afirmó que el balance desde la academia es negativo porque se aprobaron leyes que no generan cambios sustanciales. 
 
Al respecto, el presidente de la Cámara, Augusto Posada, dijo que el Congreso quedó mal parado después de la reforma a la justicia, pero que se está reivindicando con la discusión de proyectos como la reforma tributaria. “Yo siento que hay mucho trabajo por hacer pero el Congreso este año termina con un saldo positivo porque se ha venido recuperando”, dijo Posada. 
 
Por su parte, el representante  Simón Gaviria, afirmó que el Parlamento sin duda alguna logró aumentar su capacidad crítica y de análisis frente a iniciativas del Gobierno como el fuero militar y la reforma tributaria.
 
“Eso también se evidenció en debates de control político como el de Interbolsa y anomalías como la de Cerromatoso. En resumen, fue un Congreso analítico propositivo y crítico”, argumentó el jefe del Partido Liberal. 
 
Sin embargo, algunos expertos calificaron de negativo el balance del primer periodo de esta legislatura y ‘rajaron’ a los congresistas en cinco de las más importantes materias de su gestión. 
 
1. Reforma a la justicia
 
Para los expertos, los coletazos de la fallida reforma a la justicia se vieron fuertemente marcados en este periodo de la legislatura y no se evidenciaron aprobaciones que generaran beneficios económicos. Según la Corporación Excelencia en la Justicia, fue una agenda un poco acotada por las consecuencias que dejó la reforma a la justicia anterior. 
 
“Los parlamentarios están mucho más cuidadosos para aprobar proyectos a ‘pupitrazos’, todos han salido a decir que no puede volver a pasar, y que se quieren tomar el tiempo para leer”.
 
2. Elección de dignatarios
 
Una de las organizaciones que ha mostrado su preocupación frente a la manera como el Congreso elige altos funcionarios ha sido la MOE, que durante todo el proceso de elección del Procurador General de la Nación advirtieron que no existían  garantías. 
 
Su directora, Alejandra Barrios, afirmó que este es otro de los temas donde quedaron atrapados los congresistas, “la elección del Procurador les ‘comió’ la mitad de la legislatura, donde absolutamente todo lo que se movía, estaba relacionado con los favores o contrataciones que podían afectar un proceso transparente de elección de altos dignatarios”. Agregó además que fue un proceso muy largo, desgastó la credibilidad del Congreso porque antes de conocerse la terna completa, muchos sabían que iban a reelegir a Alejandro Ordóñez. 
 
3. Control Político
 
Para Barrios, este primer periodo no dejó una buena gestión en control político para los congresistas. 
 
“No podemos decir que hubo un ejercicio de control político serio que haya marcado fuertemente la legislatura, el más importante en consenso nacional era sobre la pérdida de territorio marítimo con Nicaragua, pero no se logró. La Comisión encargada de hacer seguimiento a los temas internacionales, estuvo ausente durante los últimos 10 años que se dio el proceso sobre San Andrés ante la Corte Internacional de Justicia”, explicó.  
 
“Es uno de los temas que confirma que el Congreso ha estado ausente en los grandes debates políticos del país”, agregó el experto de la Universidad de la Sabana, Iván Garzón.
 
4. Producción legislativa
 
Según cifras que entregó Congreso Visible, en esta legislatura se presentaron 355 proyectos de ley y se han aprobado cinco, entre ellos, la Ley de Cuentas Maestras, Presupuesto Nacional, Traslados y Regalías. Además de los proyectos radicados en la legislatura 2012-2013, 18 iniciativas del periodo pasado fueron aprobadas en últimos debates.
 
“La mayoría de estos proyectos son celebraciones y homenajes y por lo tanto no implican reformas importantes”, aclaró la organización. 
 
Andrés Felipe Jacobo, uno de los investigadores de Congreso Visible, recalcó que a diferencia de legislaturas pasadas, la producción del Congreso fue más baja y no se concentró en proyectos de gran alcance. 
 
Así mismo, enfatizó en que ha sido una gestión muy tímida, “la legislatura comenzó con un énfasis importante para presentar proyectos de ley y así mostrar independencia ante el ejecutivo, sin embargo, eso no ocurrió. Al principio se presentaron 20 proyectos de acto legislativo pero no han sido debatidos con éxito, prácticamente ninguno ha comenzado su trámite”, dijo. 
 
De esta manera explicó que cerca de 156 proyectos no se han publicado para primer debate, “eso implica que alrededor de 60% de las iniciativas no se van a discutir y que  muchos proyectos  se van a caer antes de finalizar el periodo”, advirtió.
 
El senador Juan Lozano, aclaró que la tardanza, el incumplimiento del Gobierno y la falta de liderazgo de algunos ministros, afectaron seriamente la legislatura. No obstante, destacó que 14 de sus iniciativas siguen vivas. 
 
5. Confianza
 
En el  último informe de la firma Cifras y Conceptos sobre la confianza que genera a los ciudadanos las instituciones, el Congreso obtuvo el menor porcentaje con 36%, por debajo de los sindicatos (47%) y el Consejo Superior de la Judicatura (45%).
 
De acuerdo con los datos de la Corte Suprema de Justicia, en la actualidad hay 44 congresistas que tienen investigación preliminar, dos condenados y uno en juicio. Es por esto que el índice de confianza es bajo.