Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

miércoles, 10 de julio de 2013

Mercedes Maturana, la ex candidata a la Alcaldía de Cartagena y aspirante a ocupar la curul que dejó Gilma Jiménez con su muerte, dijo que sigue y seguirá luchando por el puesto que legalmente le corresponde en el Senado. También que es el Consejo Nacional Electoral el que ha enredado todo.

El debate que se ha armado alrededor de Maturana con su decisión de reclamar la curul de Jiménez por seguir en la lista de voto preferente del Partido Verde tiene dividida a la opinión pública. Maturana, quien sigue en Bogotá reclamando lo que ella considera un derecho fundamental, dijo que no se resignará a que algunos sectores le vulneren sus derechos. “Soy una mujer luchadora que el único pecado es ser negra, pobre y honrada. Sí, soy hija de un muellero con un ama de casa, pero también soy una persona que lo que ha hecho siempre es trabajar de sol a sol en todos los cargos público que ha desempeñado, que no le gusta la corrupción y que tiene claro cuales son sus deberes pero también sus derechos.

“El debate ético de por qué estoy aspirando a la curul es otra cosa, pero la ley es la ley. Sé de muchas personas que no tienen ética y que son reconocidos como corruptos, pero con los que todos quieren salir en la foto simplemente porque tienen plata, pero como yo no tengo nada, entonces me quieren perjudicar porque todo lo del pobre es robado. Pues no, señor. ¡Esa curul es mía porque los votos fueron míos!”. Sobre el papel que ha jugado el Consejo Nacional Electoral -CNE-, Maturana dijo que esos magistrados solo pueden emitir un concepto que puede o no tenerlo en cuenta la directiva del Congreso, que es quien tiene la última palabra.

Mercedes Maturana
Excandidata a la Alcadía de Cartagena

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.