Colprensa Sábado, 7 de julio de 2018

Esta manifestación en la plaza de Bolívar de Bogotá se sumó a las que se realizaron en las principales ciudades del país

“Que la paz no nos cueste la vida”, fueron las palabras que se escucharon en la Plaza de Bolívar de Bogotá en la denominada ‘Velatón’, iniciativa que se desarrolló en la noche del viernes en varias ciudades como voz de protesta ante los asesinatos de líderes sociales que se vienen presentando en varias regiones del país.

Desde las 5:30 de la tarde miles de personas se dieron cita en el centro de la capital del país quienes con velas blancas en mano clamaron justicia, pidieron al Gobierno ser escuchados y no ser asesinados. En sus gritos clamaron por garantías a la labor que desempeñan los líderes y con la que según ellos velan por los derechos de los más vulnerables.

Aunque cayó la noche esto no fue impedimento para que jóvenes, niños, adultos y personas de la tercera edad apoyaran la iniciativa social con la que esperan que cesen los asesinatos y la aparente persecución que se viene presentando contra los lideres sociales.

Dagoberto Chamarrabí miembro de la Corporación de Derechos Humanos del genocidio contra la Unión Patriótica, hizo presencia con 50 imágenes representativas de cada líder social asesinado, no escatimó en asegurar que son “objetivo militar del nuevo mandato” que entra en rigor el próximo 7 de agosto.

“Queremos que no se vuelva a repetir un genocidio. Cada cuatro días están asesinando un líder social. Ya llevamos más de 140 defensores asesinados aquí en Colombia desde que se eligió el nuevo presidente”, aseguró Chamarrabí.

El líder social también aseguró que lo buscan con esta manifestación ciudadana, más allá de la asistencia en multitud, es que el Gobierno los escuche. “Nosotros con esta ‘Velatón’, queremos decirle al Estado colombiano que no sigan más estas muertes de campesinos, de líderes sociales, de indígenas y trabajadores. De gente que hacemos política”.

Asimismo, añadió que durante el mandato del presidente de la República, Juan Manuel Santos, disminuyeron las cifras de homicidio en varias regiones del país, donde por lo general se presentaban masacres de más de 10 personas, gracias a la firma final del acuerdo de paz.

En ese sentido, el defensor de derechos humanos consideró que su temor con el inicio del nuevo mandato es que sigan matando a quienes velan por los derechos de todos los ciudadanos, por lo que hizo un llamado a que “paren esas masacres. Queremos paz y vivir dignamente”.

A la voz de Chamarrabí se sumó la de Catherine Rivera, una joven universitaria de 23 años quien rechazó categóricamente cada uno de los asesinatos registrados en las diferentes partes del país. “Se siente mucha impotencia al saber que están llevándose líderes sociales y muchos jóvenes en las veredas”.

La estudiante aseguró que siempre ha podido estar en las marchas sociales con las que considera que se aporta un grano de arena a la “injusticia” que se vive no solo con los lideres sociales, sino con quienes fueron víctimas del conflicto armado.

“He estado presente porque lo único que nos queda es resistir con muchas personas que simpatizan con nosotros. Es difícil pedirle algo al nuevo mandato, por eso solo nos queda resistir”, indicó Rivera.

A la voz de estos colombianos se unió Paul Simón, un estadounidense que asistió a la ‘Velatón’ con su esposa y su hijo de tres años que, aunque con su corta edad no entendía lo que sucedía, gritaba junto a sus padres “justicia, no más muerte”.

Simón quien está de paso por el país confirmó que “hacen bien con protestar, son sus hermanos a quienes están matando y eso no se debe permitir”. Por su parte, su esposa, con un léxico español no muy claro se unía a las voces de varios capitalinos quienes clamaban por garantías para los defensores de derechos humanos en el país.

Así como Rivera, Chamarrabí y Simón cientos de ciudadanos acompañaron la memoria de los 311 líderes sociales, que de acuerdo con un reporte de la Defensoría del Pueblo, fueron asesinados en los dos últimos años. Muchos de los asistentes consideraban que con el plantón pacífico se aporta y le devuelven en algo la resistencia que tuvieron estas víctimas mientras tenían vida y luchaban por ideales.

Y con un minuto de silencio, la mano derecha inclinada al cielo y una vela blanca en la izquierda hicieron homenaje a las víctimas, una vez culminaron los 60 segundos entre llantos gritaban “no más muertes” y con pitos y tamboras agradecían por las personas que en vida no tuvieron miedo de denunciar actos que atentaban contra sus comunidades.

Esta multitudinaria manifestación en la plaza de Bolívar de Bogotá se sumó a las que se realizaron en las principales ciudades del país en rechazo a los asesinatos que se vienen registrando contra líderes sociales y defensores de derechos humanos, que ha encendido una alerta en el Gobierno Nacional, en los organismos de control y de varias organizaciones nacionales e internacionales sobre la posible sistematicidad en estos casos.