Mateo Jaramillo - mjaramillo@larepublica.com.co Lunes, 9 de diciembre de 2013

La firma Centro Comercial Plaza de las Américas no logró oponerse al registro de la marca Pradera de las Américas Centro Comercial pues la Superintendencia de Industria y Comercio, SIC, concedió el nombre al no encontrar motivos suficientes para impedir su ingreso.

El 16 de noviembre de 2012 Douglas Gastón Méndez le pidió a la SIC el registro de la marca para identificar los servicios de la clase 35 de la Clasificación de Niza; es decir, todos los elementos relacionados con la publicidad y el negocio. El nuevo centro comercial está construido con el objetivo de atender a 2 millones de clientes al mes en 293 locales de comercio. La ubicación de la estructura está entre la Avenida de las Américas, la Avenida Carrera 68 y la Avenida Calle 13, y tiene acceso a la estación Pradera de Transmilenio, razón por la cual decidieron poner ese nombre al complejo comercial.

Una vez fue publicada la solicitud en la Gaceta de Propiedad Industrial, el bufete Triana, Uribe & Michelsen, apoderados de Plaza de las Américas, se opuso al registro al considerar que la marca solicitante tiene semejanzas que podrían crear una confusión en los consumidores.

“Las marcas enfrentadas son casi idénticas debido a la igualdad del elemento esencial que compone a cada uno de los conjuntos, ya que resulta evidente que tanto la actual solicitud de registro, como los signos opositores, comparten como elemento central a las expresiones ‘Pradera / Plaza de las Américas’, existiendo de esta manera un riesgo de confusión”, indicaron los representantes legales. Como Méndez no respondió a la oposición, el director encargado de Signos Distintivos de la SIC, Ricardo Camacho, determinó en el documento que entre los signos “no existen semejanzas susceptibles de generar riesgo de confusión o de asociación entre consumidores”.

En un análisis de manera sucesiva, Camacho expuso que “la expresión solicitada tiene un poder distintivo suficiente para ser registrada, en tanto se traduce en una expresión con significado propio, y si bien existen semejanzas entre los vocablos empleados, es decir, las expresiones ‘Centro Comercial’ y ‘Las Américas’, sobre estos no es posible conferir exclusividad alguna”.

Más aún, explica el director encargado, que la marca de la firma opositora hace referencia una ubicación específica de Bogotá: la Avenida de las Américas y puede ser titular único para su uso.

Al no ser signos confundibles por los consumidores no se debe realizar un examen para determinar la correlación existente entre los servicios que identifican. Por tal razón, en junio de 2013 se concede el registro de la marca.

Hasta el momento no ha habido apelación alguna a la decisión de la Dirección de Signos Distintivos, por lo tanto, una vez vencidos los plazos para presentar la acción, queda en firme la concesión del nombre.