Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Juliana Ramírez Prado - jramirez@larepublica.com.co lunes, 7 de septiembre de 2015

De acuerdo a la Superintendencia de Industria y Comercio, en los últimos dos años se han cancelado cerca de 15 registros porque se comprobó que los solicitantes actuaron de ‘mala fe’. 

Puntualmente, la entidad que recibe anualmente cerca de 39.000 solicitudes de registro marcas negó ayer el signo Qatar Foundation al encontrar fuertes y reveladores indicios de la mala fe de Diego Mauricio Martínez Restrepo.

El solicitante intentaba registrar la marca a pesar de ser un signo idéntico al nombre de una reconocida fundación que patrocina proyectos científicos y educativos de nacionales del Estado de Qatar. 

Lo grave es que esta no es la primera vez que Martínez Restrepo realiza esto. La entidad también le ha negado el registro de LizMar, certified USB, Hdmi, Fleshlight y Surenvios.

Jose Luis Londoño, superintendente Delegado para la Propiedad Industrial, indicó que la llamada práctica de ‘mala fe’ ha tenido su evolución en los diferentes momentos de las situaciones económicas del país.

“Hace muchos años, Colombia era un mercado pequeño y poco conocido por las marcas y algunos colombianos viajaban a Estados Unidos o Europa, veían marca exitosa y la traían para registrarlas, esperando a ver si algún día el dueño llegaba al país para venderle esos derechos, evitando el proceso jurídico”, agregó Londoño.

Sin embargo, hoy con la globalización, con los diferentes canales comerciales es cada vez más fácil detectar a este tipo de personas.

Precisamente, Alicia Lloreda, socia de Lloreda Camacho & Co, explicó que “actualmente gracias a la tecnología, es más fácil que los propietarios de las marcas se enteren a tiempo y presenten las respectivas oposiciones, mostrando que el solicitante pretende registrar la marca para posteriormente tratar de venderla a su verdadero dueño”.

Aunque esta práctica no es considerada delito, si la persona insiste en utilizar la marca sin autorización puede acarrear acciones legales relacionadas con  competencia desleal e inclusive puede verse inmersa en acciones penales si se le comprueba que incurrió en fraude procesal.

Finalmente, Mauricio Jaramillo, socio de Gómez Pinzón Zuleta, expresó que aunque no hay un valor exacto en el que estas personas deciden trazar el valor del registro, el precio lo fijan generalmente calculando los recursos que la empresa puede llegar a gastar en su defensa y por ello, muchas veces se accede a negociar para evitar el agotamiento judicial.

Las opiniones

Mauricio Jaramillo
Socio de Gómez Pinzón Zuleta
“Hoy no se ve tanto como antes, pero aún pasa que cuando hay marcas exitosas que aún no han llegado, la gente se aprovecha de ello para sacarle partido, aunque sea costoso el trámite en la SIC”.

Jose Luis Londoño
Superintendete delegado para la pi
“Hoy en día es más fácil poder identificar cuándo una persona se quiere apropiar de los registros indebidamente. En los últimos dos años la SIC ha negado 15 solicitudes por práctica de mala fe”. 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.