Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Ana María Bedoya Jiménez - amabe2010@larepublica.com.co miércoles, 26 de junio de 2013

Luego de que la Cancillería informara que Nicaragua entregó a la Comisión de Límites de Plataforma Continental de las Naciones Unidas una plataforma que se extendería más allá de 200 millas, expertos en derecho internacional explicaron que esta es una acción normal que hace dicho país y que el Gobierno está actuando adecuadamente en este sentido.

No obstante advirtieron que el verdadero problema se presentará cuando Nicaragua reciba el concepto de la Comisión y defina su plataforma, porque si Colombia no está de acuerdo y quiere demandar, ya no tendrá la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya para hacerlo.

Vale la pena recordar que Colombia se retiró del Pacto de Bogotá en noviembre, luego de la decisión de la CIJ que le quitó 40% de territorio marítimo. Dicha estrategia buscaba cerrar el paso a nuevas demandas pero, según los expertos no se tuvo en cuenta que el país tampoco podrá interponer acciones para proteger su territorio, sobre todo en el eventual caso de que Nicaragua se exceda en la definición de su plataforma continental.

Según el Ministerio de Relaciones Exteriores, la información presentada por Nicaragua tiene como objeto que dicha Comisión se pronuncie sobre la existencia de una presunta plataforma continental extendida.

“La Comisión de limites de la Plataforma Continental fue establecida mediante la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982, instrumento que Colombia no ha ratificado y del cual no es parte. Por lo anterior, ninguna actuación de un país ante la Comisión de Límites, ni actuación alguna de la misma Comisión, le es oponible a Colombia a la luz del derecho internacional”, dijo la Cancillería.

El Ministerio sostiene que esta acción no sorprende al Gobierno de Colombia, porque había sido anunciada públicamente desde Nicaragua. “Este Gobierno no ignoró los signos de advertencia. Por esa razón, entre otras acciones, el 29 de abril de 2013 el Gobierno de Colombia remitió al Secretario General de las Naciones Unidas una comunicación reafirmando los derechos de Colombia sobre su plataforma continental tanto en el Caribe Occidental como en el Océano Pacífico, situación que le confiere el derecho internacional y que Colombia ejerce ipso facto que la nota circulara a todos los países miembros de la Organización”. El comunicado concluye diciendo que el Gobierno ha contemplado y anticipado, frente a este tema, “todos los escenarios posibles, y que actuará con toda la firmeza que sea necesaria y con el cuidado que amerita este asunto”.

Uno de esos escenarios posibles es el conflicto que podría existir luego de que Nicaragua defina su plataforma, ya que según René Urueña, profesor de derecho internacional de la Universidad de los Andes, “nosotros nos amarramos una mano a la espalda al denunciar el Pacto de Bogotá y ya no podríamos demandarlos”. Explicó que en este caso, tendríamos que aceptar la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia para poder demandar, o ratificar la Convención de Naciones Unidas sobre el derecho del Mar para tener así acceso al Tribunal de Derecho del Mar.

En este sentido, Juan Ramón Martínez, profesor de derecho internacional de la Universidad del Rosario dijo que “es preferible ratificar la Convención porque a la larga no la están aplicando, contrario a lo que se espera”. Enfatizó que la Convención es una fuente aplicable para las decisiones de la CIJ y genera compromisos de todos los estados del mundo.

“Aunque Colombia no es firmante, no la aplicaron en la sentencia del año pasado, así mismo va a seguir pasando en cuanto a las reclamaciones de plataforma continental”, agregó. Además, Martínez expresó que fue un error de Colombia haber denunciado el Pacto de Bogotá porque “nos da una mala imagen ante los tribunales internacionales porque “lo que hizo Colombia fue demostrar que no tenemos los argumentos jurídicos para atender cualquier reclamación”. Al respecto, el profesor de derecho internacional de la Universidad de la Sabana, Carlos Enrique Arévalo, dijo que estos hechos evidencian que Colombia no tiene clara su defensa y que si confía en las instituciones y cree tener la razón, debe pertenecer a los tratados internacionales.

Las opiniones

René Urueña
Profesor de derecho internacional de la U de los Andes

Ya que Colombia quiere mantenerse fuera de la CIJ y de la Convención de Derecho del Mar, tenemos que pensar qué vamos a hacer si Nicaragua abusa en su definición de la plataforma.

Juan Ramón Martínez
Profesor de derecho internacional de la U. del Rosario

Es importante que Colombia esté muy alerta porque Nicaragua no está haciendo nada a la ligera, tienen los mejores abogados internacionales y por lo tanto toda una estrategia estructurada.

Carlos Arévalo
Profesor de derecho internacional de la U de la Sabana

Si Colombia confía en las instituciones y cree tener la razón, debe pertenecer a los tratados internacionales. Por el contrario, si no nos gusta que fallen en contra no pertenezcamos a nada.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.