Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Martín Gustavo Ibarra Jueves, 21 de febrero de 2019

¡Nadie puede exportar impuestos! Este es un axioma universal, es el presupuesto de la competitividad de las exportaciones y de la conquista de los mercados internacionales!

¿Qué pasa con el subsidio de las exportaciones y los tributos?

Si bien la Organización Mundial de Comercio (OMC) prohibió subsidiar a las exportaciones, permite de manera expresa suspender los tributos al comercio exterior de las materias primas e insumos que van a ser utilizados en la producción de bienes o servicios de exportación.

En el mundo de las aduanas y del comercio exterior, esta suspensión de impuestos (o su devolución en dinero o especie) se conoce como importación temporal para el perfeccionamiento activo y en Colombia, se le denomina coloquialmente como “Plan Vallejo”, en honor a Joaquín Vallejo Arbeláez, su promotor hace ya 60 años (Ley 1 de 1959).

Los impuestos al comercio exterior (arancel e IVA), en conjunto, representan 25% del costo de las materias primas importadas, o 12,5 % del bien final exportado, suma que a veces es mayor que el margen de utilidad del empresario.

Hace 12 años, por una crasa e histórica equivocación, se le trasladó el manejo del Plan Vallejo del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, quien lo administraba como un reloj, a la Dian, con los siguientes resultados:

1- El Mincit entregó a la Dian 2.439 programas de Plan Vallejo. Doce años después, la Dian le devolvió al Ministerio menos de 500 planes Vallejo, es decir, hubo una disminución de casi 80%!!!

2- En los últimos años el número de exportadores en Colombia ha bajado de 12.000 a 10.000.

3- Solo 4,6% de los exportadores en Colombia utilizan el plan Vallejo, lo que significa que 95,4% restante, no recupera los impuestos cancelados por estas exportaciones, lo cual a su vez ha incidido en la reprimarización de las exportaciones colombianas.

4- Ello a su vez ha ocasionado que, actualmente el país ocupe el último lugar en cadenas globales de valor, en una muestra de 25 países seleccionados por la Unctad (tenemos 24% de encadenamiento global frente a 55% que es el promedio internacional).

Lo anterior, debido a que durante la última década hemos carecido de un Plan Vallejo ágil, oportuno y de amplia cobertura, y que hasta apenas hace dos años empezó a revivir de nuevo bajo la eficiente administración del MInCit.

Por ello, la modernización del Plan Vallejo debe convertirse en una máxima prioridad dentro de la estrategia del rescate de las exportaciones colombianas y debe incluir el Plan Vallejo para Pymes, comercio electrónico y la eliminación de listas positivas arancelarias de productos.

Por su parte, los otros tres socios de la Alianza del Pacífico tienen muy sofisticados mecanismos que le garantizan a los exportadores que puedan contar, en días y con procedimientos muy ágiles y amigables, con materias primas internacionales sin impuestos, para sus productos de exportación.

En México existe el Immex, cuyo número de usuarios se ha duplicado en los últimos años, hasta llegar a 10.000 empresas que exportan más de US$200.000 millones al año, y en Perú y en Chile existe la Admisión Temporal para perfeccionamiento activo, mecanismo muy utilizado por el sector industrial.

Por lo tanto, el reto de Colombia es el diseñar mecanismos que sean tan modernos y sofisticados, y sobre todo, compatibles con nuestros pares de la Alianza, para construir cadenas regionales de valor.

Analdex ha venido dando una larga batalla para el rescate del Plan Vallejo en Colombia y todo el sector exportador debe acompañarlo en esta loable iniciativa, sin la cual, nuestra intención de incrementar las exportaciones de valor agregado no se podrá realizar.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.