Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Catalina Rodríguez Trout - crodriguezt@dlapipermb.com martes, 16 de octubre de 2018

Incorporar cláusulas de “Acciones Gemelas” en documentos corporativos como los acuerdos de accionistas puede ser una gran ventaja a la hora de regular los derechos y obligaciones de los accionistas que cuentan con participación en diferentes sociedades de un mismo grupo.

¿Qué son las cláusulas de “Acciones Gemelas” y qué buscan?

Las cláusulas de “Acciones Gemelas” se inspiran en el concepto de stapled shares, que son acciones en sociedades que se encuentran, directa o indirectamente, bajo la misma dirección, y que son tratadas como si fueran una sola. En este sentido, las Acciones Gemelas son acciones que, en virtud de una estipulación contractual, tienen los mismos derechos, obligaciones, opciones y prerrogativas, y buscan que diferentes compañías funcionen armónicamente y en paralelo.

¿Por qué incluir la cláusula de “Acciones Gemelas” en un acuerdo de accionistas?

Los beneficios de incluir esta cláusula en un acuerdo de accionistas son:

1. Genera unidad dentro del grupo societario al establecer las reglas a las que están sujetos todos accionistas.

2. Impide que los accionistas realicen actos que favorezcan a unas sociedades pero perjudiquen a otras.

3. Fortalece la administración y dirección de las compañías del grupo ya que todas las actuaciones de los accionistas estarán encaminadas a lograr el buen funcionamiento no solo de una sociedad sino de todas en las que participa.

¿Cuáles son las desventajas de incluir cláusulas de “Acciones Gemelas” en los acuerdos de accionistas?

Este tipo de cláusulas puede generar desventajas que deben ser consideradas antes de ser incluidas en los acuerdos de accionistas. En este sentido, debe considerarse lo siguiente:

1. Pueden generar incentivos perversos para los administradores de las sociedades objeto del acuerdo de accionistas: al establecer que los accionistas deben participar en todas las sociedades del grupo o retirarse por completo de las mismas, los administradores pueden dejar a un lado la diligencia con la que deben actuar pensando que los accionistas no estarían dispuestos a abandonar su participación en todas las sociedades del grupo por la mala administración en una de ellas.

2. Si por cualquier razón uno de los accionistas decide retirarse de una de las compañías, este debe retirarse de todas las sociedades del grupo: ello puede generar efectos desfavorables para las sociedades, como pérdida de recursos e incluso un riesgo reputacional.

3. Teniendo en consideración que todas las sociedades deben ser manejadas armónicamente y en paralelo, implica una estructura de administración y dirección mucho más robusta y exigente, lo cual pude generar gastos no previstos por los accionistas.

Recomendaciones adicionales a la hora de incluir la cláusula de Acciones Gemelas.

Aunque bajo esta cláusula todos los accionistas se comprometan de manera general a replicar en las demás sociedades cualquier derecho, obligación y/o opción establecido en el acuerdo de accionista, resulta útil incluir en el mismo documento la obligación de tomar las medidas necesarias para que los mismos derechos, obligaciones, opciones y prerrogativas sean replicadas en los máximos órganos sociales de todas las sociedades, y en cualquier otra que en el futuro sea parte del grupo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.