Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Carlos Kure Cantillo lunes, 27 de abril de 2015

Principalmente, la fuente de las normas en materia de anti-corrupción proviene del derecho penal. No obstante, las consecuencias de la comisión de dichas conductas no son sólo penales, también pueden ser de carácter disciplinario, administrativo o civil. 

Con ocasión de los avances en materia anticorrupción antes mencionados, algunas organizaciones han empezado a implementar mecanismos para la detección de estos delitos, como por ejemplo, las denominadas Hot-lines.

¿Qué es una Hot Line?

Las Hot-lines pueden ser asimiladas a líneas existentes al interior de las organizaciones (públicas y privadas), a través de las cuales los funcionarios de determinada organización pueden, de manera anónima, presentar denuncias respecto de la comisión de actos de corrupción y/o cualquier otra conducta punible que deba ser sancionada penal, disciplinaria, civil o administrativamente.

No obstante, no existe en Colombia una normativa especial que regule el tema de las Hot-lines y por lo tanto no existe una definición legal de las mismas.

¿Para qué sirven?

El objetivo principal de las Hot- lines es permitir que empleados de una organización denuncien actos ilícitos que se cometan al interior de las organizaciones, particularmente actos de corrupción, de forma estrictamente anónima y confidencial. La confidencialidad es esencial en la implementación de Hot-lines, dado que es la forma en que se protege al denunciante y se evitan futuras represalias a nivel personal y/o laboral. Adicionalmente, la accesibilidad de estas líneas para todos los empleados de manera sencilla y permanente, será la que garantice su efectividad.

Así, se busca una mayor colaboración en la detección de conductas ilícitas y un autocontrol al interior de las empresas.

¿Cuáles son los aspectos más importantes para la implementación de las Hot -lines?

A pesar de los grandes beneficios que se pueden derivar del uso de las Hot-lines, existen múltiples aspectos que se deben tener en cuenta para la implementación de las mismas para evitar la afectación de derechos fundamentales de terceros. A continuación algunos de ellos:

- Las normas de protección de datos personales cobran especial relevancia en la medida en que el uso de las Hot-lines puede conllevar al manejo de datos personales (incluyendo datos sensibles) de terceros, en los términos de la Ley 1581 de 2012. Por ejemplo, se debe verificar bajo qué circunstancias y en qué condiciones se requerirá la autorización de los empleados para la implementación de las Hot-lines. 

- Así mismo, es importante revisar el impacto que puedan tener las denuncias realizadas a través de Hot lines, desde la perspectiva laboral. En Colombia, las leyes laborales son muy estrictas en cuanto a protección de los trabajadores y el uso inadecuado de estos mecanismos puede acarrear consecuencias negativas para las organizaciones. 

- Por último, es fundamental una adecuada implementación y capacitación para el uso de las Hot-lines, en especial para los receptores de las denuncias. Lo anterior, para que la información que se obtenga a través de las mismas sea debidamente procesada y pueda utilizarse como prueba en investigaciones relacionadas, siendo valorada a través de instancias adecuadas de toma de decisión, garantizando así su efectividad en la lucha contra la corrupción al interior de las organizaciones.  

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.