Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

José Luis Jerez Rosanía - jjerez@cgalegal.co viernes, 10 de agosto de 2018

Las páginas web son una herramienta importante para la comercialización de productos y servicios, por lo cual han adquirido un papel protagónico de cara a los consumidores y la toma de sus decisiones de consumo.

Por esta razón, es muy importante que aquellos que utilicen estas plataformas virtuales como una fuente de publicidad e información hacia el público, tengan presente que las mismas deben cumplir con ciertos lineamientos que el Estatuto del Consumidor establece. Lo anterior, con el fin de evitar vulnerar los derechos de los consumidores y, consecuentemente, no exponerse a posibles investigaciones administrativas que puedan acarrear grandes sanciones económicas y reputacionales.

¿Qué lineamientos se deben tener en cuenta en el contenido de una página web?

La Ley 1480 de 2011, establece requisitos que deben ser tenidos en cuenta por parte de los propietarios de páginas web, que ofrezcan productos o servicios a los consumidores de comercio electrónico, los cuales se encuentran regulados en el Capítulo VI, articulo 49 y siguientes de la mencionada Ley.

¿Que obligaciones se deben tener en cuenta?

Los proveedores y expendedores ubicados en Colombia que ofrezcan productos utilizando medios electrónicos, deberán informar su identidad, suministrar información cierta, fidedigna, suficiente, clara y actualizada respecto de los productos que ofrezcan, indicando características y propiedades (tamaño, peso, medida, material del que está fabricado, naturaleza, origen, modo de fabricación, componentes, usos, forma de empleo, propiedades, calidad, idoneidad, cantidad, entre otros), de tal forma que el consumidor pueda hacerse una representación real del producto.

Aunado a lo anterior, señalar el plazo de la oferta y la disponibilidad del producto y cuando la publicidad incluya imágenes indicar en qué escala está elaborada dicha representación o tener una fuente de contraste real. Asimismo, se deben informar los medios de que disponen los consumidores para realizar los pagos, el tiempo de entrega del bien o prestación del servicio, el derecho de retracto y el procedimiento para ejercerlo, informando el precio total del producto con todos los impuestos, costos y gastos que deba pagar el consumidor. Por último, se deberán informar al consumidor, por separado, los gastos de envío.

Otro elemento importante es tener disponible de manera accesible las condiciones contractuales, antes y después de realizada la transacción, presentando antes de la finalización del proceso de compra un resumen del pedido con su descripción completa, el precio individual y total y, de ser aplicable, los costos y gastos adicionales por envío junto con la sumatoria total que deba pagar. Tal información deberá estar disponible para su impresión y/o descarga.

Se deberá establecer un enlace visible y fácilmente identificable, que le permita al consumidor ingresar a la página de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), el cual no debe ser inferior en tamaño y ubicación a los que normalmente se usan para pagos y aspectos necesarios para lograr una decisión de consumo positiva.

En este orden de ideas, las páginas web, deben contar como mínimo con los requisitos anteriormente mencionados (entre otros) y siempre velar por proteger los derechos de los consumidores, evitando alterar las decisiones de consumo de sus clientes.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.