Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Clare Montgomery - clare.montgomery@bakermckenzie.com viernes, 1 de diciembre de 2017

La integración Posadquisición (PAI por sus siglas en inglés), es el proceso de integración que comienza a partir del cierre de la transacción y que busca lograr el objetivo de la adquisición, sea por obtener una línea de negocio adicional, agregar territorios o consolidar la participación en un mercado, entre otros.

¿Por qué es importante realizar un PAI?
El proceso de cierre es sólo el primer paso. Alcanzar el propósito de la transacción depende de la integración posadquisición que se efectúa, además de los recursos que se destinan a la integración, el conocimiento de su negocio y también de la entidad adquirida.

Por eso, el éxito de este tipo de operaciones depende en gran medida de la eficiencia del proceso de integración, luego del cierre de la transacción. Esta, también llamada integración posadquisición, abarca inevitablemente todas las áreas de las compañías involucradas, a nivel legal, fiscal, financiero, tecnológico y organizacional; de manera que sólo a través de un proceso de integración efectivo, se pueden lograr los sinergias y agregar valor a la transacción para lograr los objetivos que dieron lugar a la misma.

¿Cuáles son los retos principales de una integración posadquisición?
Si bien cada integración es diferente, en el Manual de Integración Posadquisición de Baker McKenzie se identifican seis de sus desafíos más comunes. El primero, consiste en identificar las prioridades y las metas que se quieren lograr. En segundo lugar, es necesario asignar los recursos necesarios para lograr dichas metas, ya que el proceso de integración puede demorarse mucho más que la propia adquisición, por lo menos de 6 a 9 meses, aunque algunos suelen demorarse uno o varios años más.

El tercer desafío, es contar con suficiente información de la entidad adquirida, entender cómo opera su negocio y la forma de integrarlo. El desafío cuatro, corresponde a las limitaciones de algunos procesos de Due Dilligence, en los que la adquiriente no conoce en detalle la operación de la adquirida hasta el momento en que se cierra la transacción.

En quinto lugar está la gestión de las comunicaciones de la compañía, a nivel interno y externo. La comunicación efectiva entre la compañía adquiriente y adquirida, sus respectivos empleados, así como la comunicación con los clientes es necesaria para enviar mensajes claros al mercado y evitar los efectos disruptivos que tienen los complejos procesos de integración, los cuales pueden ser aprovechados por los competidores.

Por último, otro de los grandes desafíos en las integraciones surge de las diferencias significativas en el marco legal aplicable en diferentes países o regiones, como por ejemplo en materia tributaria, en la integración de estructuras societarias o incluso, en las restricciones regulatorias que pueden existir entre sectores diferentes.

¿Cuáles serían las recomendaciones para los grupos colombianos interesados en implementar integraciones de manera exitosa?
Es importante que comiencen lo antes posible con la implementación del proceso de posadquisición, incluso antes del cierre si es posible. De igual forma, es importante planear el proyecto correctamente, tomando el tiempo necesario para hacerlo e involucrando a los grupos de interés.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.