Expansión

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Laura Sofía Solórzano C - lsolorzano@larepublica.com.co sábado, 25 de abril de 2020

La oposición dijo que había elementos gráficos similares capaces de causar confusión por parte del consumidor

Es posible que a la fecha todos hayan escuchado de Bbva, en esta oportunidad, la entidad bancaria sonó en la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), debido a que su titular, el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria S.A se enfrontó con Grupo Aval por el registro del nuevo logo.

El Banco Bilbao pretendía registrar Bbva para identificar servicios en las clases 35, 38 y 42 de la clasificación internacional de Niza, en las cuales se comprenden servicios de publicidad, administración comercial y facilitación de acceso a sitios web, entre otros.

Sin embargo, Grupo Aval presentó su oposición bajo el argumento de que las marcas tenían elementos gráficos similares tanto en los colores como en la tipografía utilizada.

“Como se puede apreciar, los consumidores al ver la similitud en los elementos gráficos utilizados, específicamente en la disposición y estilo de las letras VA, no lograrán percibir que el signo Bbva constituye un signo diferente a la marca Grupo Aval opuesta”, concluyó la opositora.

Además, señaló que las marcas también tenían una conexidad competitiva, por lo cual se debía impedir su registro, toda vez que se podía causar confusión o asociación al origen empresarial en el mercado.

Por su parte, Banco Bilbao respondió a los argumentos de la oposición y señaló que las dos letras que tenía similitud en los signos, la letra A y V tenían diferentes diseños y ángulos de apertura. “ Existen evidentes diferencias desde el punto de vista ortográfico, fonético, ideológico y visual entre los signos cotejados”, resaltó.

Además, en cuanto a los canales de comercialización la compañía solicitante señaló que no existía una identidad en los canales de comercialización, principalmente por que los servicios estaban dirigidos a campos diferentes.

“Nuestra solicitud va dirigida a servicios científicos y tecnológicos, así como a servicios de investigación y diseño, y relacionados, mientras que los servicios del opositor se relacionan con exportaciones e importaciones, estudios de mercados y de negocios”, dijo el banco.

Luego de escuchar a las contrapartes, la Dirección realizó el estudio de irregistrabilidad y cotejo de marcas y encontró que en el caso de Bbva se trataba de un signo fantasioso debido a que no evocaba ninguna idea o concepto, mientras que Grupo Aval era de naturaleza arbitraria debido a que no evocaba con exactitud la variedad de productos o servicios que identificaba.

Ahora bien, en cuanto a las letras A y V presentes en los dos signos, la Dirección señaló que no se encontró ningún grafismo común y que la tipografía y colores variaban en cada caso. Lo cual ayudaría a concluir que los signos podrían convivir pacíficamente en el mercado.

Como no se encontró ninguna similitud capaz de generar confusión entre las marcas en pleito, la SIC determinó que no era necesario pronunciarse sobre la relación entre los productos y servicios identificados por cada una de las marcas.

Al no cumplirse ninguna causal de irregistrabilidad, la Dirección declaró infundada la oposición de Grupo Aval Acciones y Valores S.A y le concedió el registro al Banco Bilbao con su nuevo logo por diez años en las clases solicitadas.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.