Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Expansión - Madrid viernes, 22 de noviembre de 2019

El objetivo es desarrollar un conjunto de medidas para asegurar que los beneficios de las multinacionales

Un buen programa fiscal permite a las multinacionales rebajar su factura fiscal. Para terminar con lo que muchos califican de excesos, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ha publicado un documento para consulta pública que propone una regla global anti-abuso cuyo objetivo es desarrollar un conjunto de medidas para asegurar que los beneficios de las multinacionales estén sujetos a un umbral mínimo de imposición.

"Estas propuestas conllevan un cambio sustancial del marco fiscal actual y transcienden significativamente el entorno de los negocios digitales o los modelos de negocio altamente digitalizados", apunta Íñigo Alonso, socio de fiscalidad internacional de EY. Eso sí, la propuesta aún es preliminar y la propia OCDE indica que se debatirá entre los países participantes, que tienen hasta el 2 de diciembre para valorar el documento.

Los aspectos técnicos sobre los que se plantea la consulta pública son, según el socio de EY, las implicaciones de usar estados financieros como posible medida de simplificación para la determinación de la base imponible y mecanismos para neutralizar esas diferencias; debe medirse a nivel de entidad, país o de forma global para todas las participadas para determinar el nivel de tributación; y posibles exclusiones y umbrales.

Pero, ¿qué incluye la propuesta de regla anti-abuso global? Íñigo Alonso destaca cuatro. Por un lado, estaría un apartado que gravaría el beneficio de una entidad participada o sucursal extranjera si dicho beneficio no estuviera sujeto a imposición efectiva a un tipo igual o superior al mínimo.

Además, plantea una regla frente a pagos infragravados que implicaría la no deducibilidad del gasto o el establecimiento de retenciones sobre pagos a partes vinculadas que no estuvieran sujetos a imposición en origen a un tipo igual o superior al mínimo.

También habría una cláusula de inversión (switch-over), que se introduciría en los convenios para evitar la doble imposición con objeto de limitar la aplicación del sistema de exención.

Asimismo, existe una regla de sujeción a imposición, que permitiría la aplicación de retenciones o la denegación de los tipos reducidos de los convenios para evitar la doble imposición sobre rentas que no alcancen el umbral mínimo, que complementaría a la regla frente a pagos infragravados.

Aunque parece que hay un amplio respaldo político con respecto al conjunto de medidas de tributación mínima, está claro que la implementación, una vez que se aprueben, no será nada fácil.

"Es necesario avanzar claramente en la dirección de un consenso amplio que limite en la medida de lo posible la proliferación de medidas unilaterales que traigan consigo un incremento de los supuestos de doble imposición y, en definitiva, de la controversia internacional", señala Alonso.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.